A pesar del parón que se registró en las principales ligas del mundo, los últimos días no solo depararon numerosos e interesantísimos partidos de selecciones, sino que la afición pudo disfrutar además de varias conquistas, algunas de ellas sin precedentes, que ya forman parte de la historia del fútbol mundial.

Y es que en marzo se disputaron nada menos que tres competiciones internacionales de selecciones. Así, la Copa SheBelieves, que tuvo lugar en Estados Unidos, contó con la participación de cuatro de los cinco combinados con mayor rango en la Clasificación Mundial Femenina FIFA/Coca-Cola. Francia fue quien acabó llevándose el gato al agua y haciéndose con el trofeo.

Además, el miércoles 8, Día Internacional de la Mujer, concluyeron la prestigiosa Copa Algarve, con un inédito éxito de España, y la Copa de Chipre, que también tuvo un campeón europeo. FIFA.com repasa lo ocurrido a lo largo de las últimas semanas.

España derroca a la reina Canadá
Después de que solo ocho equipos concurriesen a la edición del año pasado como resultado de la coincidencia en el tiempo con otros certámenes internacionales, la Copa Algarve, una competición que puede presumir ya de una tradición más que respetable en el fútbol femenino, volvió a contar este año con doce selecciones participantes.

Y, como ya ocurriera en 2016, el combinado de Canadá volvió a meterse en la gran final. Las pupilas de John Herdmann completaron una actuación más que convincente en la primera fase y se proclamaron campeonas del Grupo A tras sumar dos victorias (1-0 frente a Dinamarca y 2-1 ante Rusia) y un empate (0-0 contra Portugal).

Pero la selección que brilló con luz propia fue España. Encuadrada en el Grupo B, la Roja venció al subcampeón del mundo Japón (2-1), al subcampeón de Europa Noruega (3-0) y cedió un empate sin goles frente a Islandia en la última jornada de la primera ronda.

Ya en la final, el combinado ibérico hizo historia al superar por 1-0 a la hasta entonces vigente campeona Canadá con un gol de Leila Ouahabi y adjudicarse así el título en su primera participación en el torneo.

Tras la sensacional conquista, las españolas se cargan de moral para afrontar la Eurocopa de este año, donde compartirán el Grupo D con Inglaterra, Escocia y Portugal. "Esta Copa Algarve se ha conseguido a base de trabajo. Desde el primer partido hasta el último. Estoy orgulloso del trabajo de todo el equipo... De cara a la Euro tenemos que seguir así, manteniendo los pies en la tierra", aseguró el seleccionador español Jorge Vilda.

“La Copa Algarve es una gran competición; una de las mejores del mundo, de hecho”, elogió Herdman en la rueda de prensa posterior a la final. “No en vano, el elenco de selecciones participantes, compuesto por combinados de Asia, Europa y América, hace que este sea un torneo de más calidad si cabe. Aquí tienes la oportunidad de enfrentarte a equipos con estilos de juego muy diferentes, y para nosotros ha sido muy positivo poder ponernos a prueba frente a un equipo con la filosofía futbolística de España. Sin duda, las españolas han sido un excelente rival que a lo largo del certamen ha exhibido la gran calidad que atesora y que tiene muy buena pinta de cara a la Eurocopa”, añadió el seleccionador canadiense.

Por su parte, Noruega, una de las selecciones que disputará la Eurocopa 2017, tuvo que conformarse con el undécimo puesto, mientras que Islandia y Suecia, que completaron también una actuación bastante discreta, se vieron relegadas a las posiciones novena y séptima, respectivamente. La quinta plaza fue para Países Bajos, la anfitriona de la cita europea de este año, que dio la sorpresa al imponerse a Japón por 3-2.

La danesa Pernille Harder se proclamó máxima goleadora del torneo con cuatro tantos y se erigió en una de las principales artífices del buen papel realizado por su equipo, que se subió al tercer escalón del podio tras doblegar a Australia por 4-1 en la tanda de penales de un partido cuyo tiempo reglamentario acabó con empate a 1-1.

Gloria para Francia en Estados Unidos
En tierras norteamericanas se celebró la segunda edición de la Copa SheBelieves, una competición que contó con lo más granado del fútbol mundial. Y es que los equipos que participaron en el certamen fueron nada menos que Estados Unidos, actual campeón del mundo; Alemania, vigente campeón olímpico y de Europa; Inglaterra; y Francia.

Desde el punto de vista de los tres contendientes europeos, la cita estadounidense sirvió, además de para calibrar su estado de forma actual, como importante preparación para la Eurocopa que se celebrará este año en Países Bajos.

El hecho de que ninguno de los equipos participantes lograse vencer todos sus partidos demuestra lo igualada que resultó la competición. En la jornada inaugural, Francia se impuso a Inglaterra por 2-1, mientras que Estados Unidos superó a Alemania por un ajustado 1-0. En la segunda fecha, el conjunto anfitrión cayó a manos de una Inglaterra que logró el gol del triunfo en el último minuto y por medio de Ellen White. Entretanto, el duelo entre Francia y Alemania se saldó con un empate sin goles.

Ya en la jornada final, el combinado francés doblegó al estadounidense por un rotundo 3-0 y se aseguró así el título. Camille Abily adelantó a las europeas al transformar un penal en el tramo inicial del choque, mientras que Eugénie Le Sommer anotó el 2-0 solo unos minutos después. Ya en la segunda mitad, una nueva diana de Abily dejó el encuentro visto para sentencia.

Por su parte, Alemania también cerró la Copa SheBelieves con un buen sabor de boca tras imponerse a Inglaterra por un ajustado 1-0 y adjudicarse así el segundo puesto del certamen. Anja Mittag fue la encargada de anotar el único tanto del duelo disputado entre alemanas e inglesas.

Clasificación final: Francia (7 puntos), Alemania (4), Inglaterra (3), Estados Unidos (3)

Suiza estrena su palmarés
Tras clasificarse para la que será su primera Eurocopa femenina, Suiza volvió a dejar claro que se encuentra en tendencia ascendente al conquistar el primer título internacional de su historia. En la primera ronda de la Copa de Chipre, el combinado helvético no se dejó intimidar y se hizo con el primer puesto de su grupo y con el pase a la final tras empatar a 2-2 con Bélgica y derrotar a RDP de Corea e Italia por 1-0 y 6-0, respectivamente.

El conjunto entrenado por Martina Voss-Tecklenburg se vio las caras con República de Corea en una final que resultó muy igualada hasta que Lara Dickenmann inclinó la balanza del lado europeo con un gol de falta que estableció el definitivo 1-0.

Por su parte, RDP de Corea superó a República de Irlanda por 2-0 y se adjudicó así el tercer puesto, mientras que Austria, la campeona de la edición de 2016, no pudo repetir la buena actuación del año pasado y tuvo que conformarse con la octava plaza tras caer con Bélgica por 3-2 en la tanda de penales de un partido que se saldó con empate a 1-1 en el tiempo reglamentario.