“Se escuchaba mucho en México que la liga española crecía, que cada vez más extranjeras llegaban aquí, que había un auge en la afición y que la competición era cada vez más importante y competitiva. Y como jugadora profesional, una busca llegar siempre a donde esté el nivel. Así que quise retarme en España”. Y así aterrizó Nayeli Rangel, la capitana de la selección femenil mexicana, en el Sporting de Huelva.

Y no es la primera jugadora del Tri en la Liga, ni la única. “Tanto Kenti (Robles) como Pamela (Tajonar) ya me habían hablado y Maribel (Domínguez) también me recomendó venir, porque el ritmo de esta liga me iba a ayudar a ser más competitiva y estoy muy contenta con la decisión”, dice a FIFA.com la mediocampista nacida en Monterrey.

Este fin de semana, en el duelo con el Levante de la 21ª jornada, se enfrentará a otra ilustre internacional mexicana, Charlyn Corral, que ya disputa su segunda temporada en España. “Al principio fue difícil porque, aunque llegué con un currículum y una trayectoria con selección nacional, aquí no era muy conocida y había grandes expectativas, pero también dudas”, nos explica la jugadora, que ya ha disputado dos Copas Mundiales Femeninas de la FIFA, y nada menos que tres ediciones del Sub-20.

“Creo que aquí he mejorado mucho mi técnica y también mi forma de leer los partidos. Ahora ya puedo jugar en cualquier formación táctica, me sé adaptar mejor a lo que busca y pide cada entrenador”, puntualiza sobre su crecimiento.

Ambas saben que la continuidad de una liga regular las ayuda, no sólo en su desarrollo futbolístico personal, sino en su capacitación para llegar a la selección mucho más fuertes. “Ganas ritmo y constancia. Tener la disciplina de entrenamiento es un factor muy positivo, porque no es lo mismo estar entrenando sola por tu cuenta”, apunta Nayeli. “Además te enfrentas y conoces estilos de fútbol diferentes, y la competencia por el puesto te hace trabajar más duro”, añade Corral.

Ambas, desde la distancia, miran con mucha ilusión el inminente nacimiento de la nueva liga femenil en México. “Estoy muy contenta como mexicana, porque quiero ver avanzar a mi país. El fútbol femenil mexicano ha hecho mucho con muy poco hasta ahora. Ojalá sea un proyecto estable y duradero, porque hay mucho talento, muchas niñas que se merecen una oportunidad y nos va a beneficiar para ser un país más fuerte a nivel internacional”, dice Rangel, a sus 25 años. “Así, el día de mañana no sólo seremos una selección que llega a los mundiales, sino que puede competir por un puesto relevante”.

“A mí me encantaría poder jugar ante mi gente”, suspira Corral, “sobre todo, porque llevo muchos años fuera de casa, primero en Estados Unidos, en Finlandia, ahora en España... Yo sí me veo en el futuro jugando allá, con mi gente, con mi familia y las nuevas generaciones”, nos dice esta graduada en Administración del deporte que actualmente compagina la competición con el Levante con sus estudios de un MBA de Gestión Deportiva Internacional.

Con la sonrisa que deja ese futuro ilusionante, regresamos al presente, al día a día de una liga que las pondrá frente a frente. Y ahí ya surgen las primeras discrepancias. “El Sporting lo viene haciendo bien. Hemos superado algunas bajas y lesiones y creo que nos merecemos una victoria, porque lo estamos haciendo bien, alcanzando nuestro nivel óptimo”, nos dice la Rangel. “Yo pienso que ganaremos por 2-1”.

“Me alegro de que Nayeli puede jugar el partido después de que su lesión quedó en un susto. Pero yo creo que vamos a ganar por 3-0”, rebate con seguridad la atacante del Levante.

El domingo sabremos quien gana la apuesta.