• Santa Fe, campeón de la primera Liga Águila Femenina de Colombia
  • El Programa Forward de FIFA, crucial en la creación de esta liga profesional
  • Leicy Santos, estrella del Santa Fe: "Es un sueño hecho realidad"

Cuando Leicy Santos y sus compañeras del Independiente de Santa Fe saltaron a la cancha el pasado 24 de junio para medirse al Atlético Huila en la gran final de la Liga Águila Femenina de Colombia, tuvieron que frotarse los ojos. 33.327 personas abarrotaban el Campín. “Fue demasiado. No hay palabras para expresar la emoción que sientes al ver que hay tantos hinchas ahí apoyándote”.

La joven internacional cafetera –21 años–, que acabaría marcando el gol definitivo para el título, lo tiene claro. “Eso ratifica que el fútbol femenino interesa”, cuenta a FIFA.com. Tanto como para llenar una cancha con la segunda mayor cifra de asistentes en la historia del fútbol femenino de clubes, sólo superada por los 35.271 espectadores que acudieron a la final de la FA Cup inglesa en mayo.

Leicy y el resto de internacionales de la selección Colombia llevaban tiempo pidiendo una liga profesional. Un torneo que les permitiera jugar al máximo nivel en su propio país y aumentar la competencia con un objetivo: asentar el fútbol femenino colombiano en la élite mundial y mejorar los resultados de una selección que, desde 2010, ha estado presente en las grandes citas: Copas Mundiales Femeninas de la FIFA, Juegos Olímpicos, Copas América…

Gracias a los esfuerzos de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF) y la Dimayor, con el respaldo económico y estructural de FIFA a través de su programa de desarrollo Forward, el objetivo se cumplía este 2017. Y concluida la primera edición, el presidente de la Dimayor, Jorge Fernando Perdomo, se muestra satisfecho.

“Estamos muy complacidos”, nos asegura. “Las expectativas se cumplieron desde todos los actores involucrados. Desde lo deportivo, los clubes mostraron gran nivel en sus plantillas; en la organización estuvimos a la altura de una liga profesional; como espectáculo, se logró brindarle una alternativa diferente a los amantes al fútbol en nuestro país, y de esa forma respondieron: siguiendo los partidos en los estadios y también por televisión. Y los medios de comunicación cumplieron con la cobertura de cada jornada, ayudando a posicionar el fútbol femenino”.

La Liga Águila Femenina en datos

  • En esta primera edición participaron 18 equipos, número que se mantendrá en la nueva temporada, que arranca en enero. En octubre de 2018 comenzará una tercera edición con 36 participantes, distribuidos en una 1ª y una 2ª división.
  • La televisión colombiana ha emitido un partido por jornada, y en la final se registró un rating de audiencia de 7.3 puntos. La próxima temporada, un acuerdo con canales regionales permitirá que se televisen más de 7 partidos por fecha.
  • Los encuentros se programaron el mismo día que los de la competición masculina para atraer espectadores, que con un boleto pudieron ver los dos partidos.
  • Santa Fe salió campeón de manera invicta, acumulando 15 victorias y un solo empate en los 16 encuentros disputados. En la final, tras ganar 1-2 en la ida a Atco. Huila, venció 1-0 en la vuelta gracias al gol de Leicy.
  • Las Cardenales, en calidad de campeonas, representarán a Colombia en la próxima Copa Libertadores femenina.

La ayuda económica de la FIFA y el trabajo conjunto con la FCF son factores decisivos para dotar de equipaciones de juego y entrenamiento a todos los clubes de esta primera edición de la Liga, así como para sufragar el hospedaje de jugadoras y equipo técnico en los desplazamientos, y apoyar a la Dimayor en los eventos de promoción del torneo.

Otras ayudas desde la propia Colombia han permitido también la financiación del transporte aéreo de los equipos o premiar a las campeonas con una beca de estudios universitarios.

El balance oficial

Para Ramón Jesurún, presidente de la Federación Colombia de Fútbol, "el balance altamente positivo, porque cristalizamos un sueño que teníamos desde hace años", dice a FIFAcom.

"Tuvimos mucha receptividad, tanto de todos los equipos participantes como desde la afición, además del apoyo de la televisión. Creo que, para ser el primer torneo, lo consideramos todo un éxito".

Jesurún resalta además el impacto que tendrá en los equipos nacionales. "Yo creo que, si nosotros manejábamos antes nuestras selecciones con jugadoras que no venían siendo apoyadas con torneos debidamente organizados, y aún así pudimos posicionarnos internacionalmente, ahora lo lógico sería que, teniendo competencia la mayor parte del año, deberíamos de consolidar nuestros proceso en todas las categorías".

El impacto en la base 

Para Leicy, proveniente de una familia muy humilde que, cuando ella tenía 13 años, puso su vida patas arriba para apostarlo todo al fútbol, esta Liga es un sueño hecho realidad.

“Mis padres me brindaron un apoyo incondicional, porque era un futuro incierto. Y ahorita ellos estuvieron en la final con Santa Fe y creo que son los papás más orgullosos del mundo. Esta liga es un sueño cumplido y una puerta abierta que, esperemos, no se cierre”.

La jugadora sabe que queda mucho por hacer, pero se está avanzando en la buena dirección. “El fútbol femenino a nivel internacional ha agarrado una fuerza impresionante gracias a la FIFA, a la gente que lo está promocionando, a los medios… Es un camino largo, pero que se está construyendo muy bien”.

Y Perdomo coincide: esta primera Liga es sólo el comienzo. “Tenemos claro que debemos seguir trabajando y mejorando muchos aspectos, pero ya hemos sembrado la cultura de una liga femenina profesional en nuestro país. Será una de las mejores a nivel del continente y seguro estará en el top 5 del mundo. Tenemos jugadoras con mucho talento y nosotros, desde la parte directiva, entregaremos todas las garantías para que esto se dé”.

El fútbol femenino colombiano ha echado la puerta abajo. Y ya nadie la va a cerrar.