• Ganó por 3ª vez el Campeonato de Asia Femenino Sub-16
  • Ahora buscará revalidar también su título mundial
  • República de Corea y Japón, las otras mundialistas

El sábado 23 de septiembre se cerró el telón del clasificatorio asiático para la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Uruguay 2018, y la RDP de Corea revalidó su título tras derrotar por 2-0 a la República de Corea en la final.

Ri Sujong abrió el marcador siete minutos antes del descanso, y Kim Kyongyong amplió la renta a cuatro minutos del final, con lo que la defensora del título se impuso en la final del Campeonato de Asia Femenino Sub-16 de 2017. Se trata de la tercera corona continental para la RDP de Corea, que iguala así con otra tricampeona, Japón, como selecciones más laureadas en la competición.   

Tras haberse asegurado su pasaje a Uruguay 2018 con sus respectivos triunfos en semifinales contra la RP China y Japón, tanto norcoreanas como surcoreanas afrontaban el partido decisivo del certamen con la firme intención de proclamarse campeones asiáticas.

Sin embargo, fueron las vigentes campeonas que entrena Song Sunggwon las que afianzaron su condición de mejor selección de Asia, superando a sus vecinas para levantar el trofeo.

Por su parte, Japón y China se veían las caras en el importante partido por el tercer puesto. Las jóvenes Nadeshiko se repusieron de la decepción de su derrota en semifinales para vencer a las chinas por un solitario gol, y acompañarán a las dos finalistas en Uruguay 2018.

Un trío titánico 
No supuso ninguna sorpresa que ese trío de grandes selecciones, RDP de CoreaRepública de Corea y Japón, ocupase las tres primeras posiciones y se ganase el derecho a representar a Asia en el próximo Mundial.

Al fin y al cabo, entre las tres han conquistado las siete ediciones del Campeonato de Asia Femenino Sub-16 desde su creación en 2005. Niponas y norcoreanas son las más laureadas con 3 títulos cada una, mientras que la República de Corea se coronó 1 vez, en 2009.

La RDP de Corea empezó brillantemente, con la que resultó la victoria más abultada del campeonato: un 9-0 a Bangladesh. Seguidamente, el equipo eliminó a Australia con un contundente 7-0; un resultado que le aseguró el pase a semifinales pese a perder el último encuentro del grupo por 1-2 ante Japón.

En su triunfo por 1-0 en la semifinal contra China, las norcoreanas dominaron desde el principio, y podrían haber ganado por una ventaja mucho más amplia de haber tenido mayor suerte y puntería ante la portería contraria.

La República de Corea, entretanto, se mostró muy sólida para rubricar su regreso a un Mundial Femenino sub-17. Las surcoreanas empezaron empatando con un 2-2 frente a China, pero acabaron claramente entre las dos primeras tras derrotar por 3-0 a la anfitriona Tailandia y por 7-0 a Laos.

Después, sorprendieron imponiéndose en su semifinal contra la favorita Japón, tras nivelar un marcador adverso para el 1-1 y vencer en la tanda de penales, sellando así su pase a la final y su billete para Uruguay 2018.

Las japonesas, grandes favoritas a priori, tuvieron pocos problemas en la liguilla, donde empezaron derrotando cómodamente a Australia (5-0) y a Bangladesh (3-0). Después superaron por 2-1 a la RDP de Corea, para acceder a la fase de eliminatorias como la única selección con una trayectoria inmaculada.

El combinado de Naoki Kusunose sufrió un duro golpe al caer en semifinales ante la República de Corea. Sin embargo, se repuso enseguida y completó su misión de clasificarse ganando el partido por el tercer puesto contra China, gracias a un solitario tanto de Momo Nakao. 

Jugadoras destacadas
La delantera norcoreana Kim Kyongyong se erigió en la máxima artillera del campeonato con 9 goles; 5 de ellos en la paliza a Bangladesh (9-0). La líder del equipo, eso sí, fue la capitana Ri Sugyong, autora de 5 tantos y, sobre todo, del que selló el pasaporte a la final y a Uruguay 2018. 

También llamó mucho la atención la dinámica cazagoles surcoreana Cho Mijin. Aunque normalmente juega de ariete, durante el campeonato le encomendaron un puesto en el mediocampo, con la misión adicional de reforzar la defensa. Pero la nueva demarcación de la jugadora de 16 años no le impidió exhibir sus dotes de depredadora.

Cho fue la máxima goleadora de la República de Corea con 5 dianas y, sobre todo, firmó el empate en el 1-1 contra Japón, antes de convertir el lanzamiento que certificó la clasificación en la subsiguiente tanda de penales.   

Asimismo, la delantera japonesa Tomoko Tanaka brilló en su nuevo papel de suplente de lujo, pues salió desde el banquillo para marcar 3 de sus 4 goles, incluido el que abrió el marcador contra la República de Corea.

Y también se mostró perfectamente capacitada para ver puerta en sus dos únicos encuentros como titular, pues fue elegida mejor jugadora del partido contra Bangladesh antes de intervenir en el gol de la victoria contra China.

E incluso las chinas tienen muchos motivos para mirar al futuro con optimismo, pese a quedarse por poco sin un puesto en el Mundial del próximo año. Tang Han y Zhang Linyan fueron las máximas artilleras del equipo con 4 goles cada una, mientras que Han Huimin resultó un pilar en la retaguardia.

“Creo que hemos jugado unos pocos partidos como queríamos”, reflexionaba la seleccionadora china, Gao Hong. “Hemos exhibido nuestro estilo de juego, y nuestras jugadoras también han desarrollado su carácter sobre el campo. Necesitamos más encuentros de calidad para darles más experiencia. Tienen un potencial enorme”.