En la cuenta regresiva para el anuncio del lema y el emblema de la Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019 –que tendrá lugar en París el 19 de septiembre –, entrevistamos a figuras relevantes del fútbol femenino para analizar el presente, pasado y futuro de esta competición.

¿Jugadora o entrenadora?
Si pudieras elegir, ¿cómo te gustaría viajar a la Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019™?

Sissi, quien fuera estrella de la selección brasileña en los 90’, se ríe y piensa. Se lo repiensa. Y se lo vuelve a pensar. "¡Es difícil elegir!", se queja. Pero toma una decisión. "Definitivamente diré que como jugadora. Pero si tengo la ocasión de estar allí, ¡me vale también como aficionada!"

Y es que la brasileña, ya retirada y dedicada ahora a entrenar en Estados Unidos, tiene grandes expectativas sobre lo que será la cita de 2019: “Un torneo de alto nivel, con estadios llenos y una atmósfera espectacular”, aventura. 

Una competición muy diferente de aquellas que ella jugó a finales de los 90’. "Ahora hay muchas más mujeres jugando, el nivel ha cambiado, el juego es más táctico, hay mucho más apoyo y oportunidades", compara.

Sissi, en breve

  • Nació el 2 de junio de 1969 en Esplanada (Bahía-Brasil)
  • Posición: Centrocampista
  • Jugó dos Copas Mundiales Femeninas de la FIFA: Suecia 1995 y EEUU 1999
  • Anotó el primer gol de oro de la historia del fútbol femenino
  • Jugó dos Torneos Olímpicos: Atlanta 1996 y Sydney 2000
  • Fue Bota de oro adidas ex aequo en EEUU 1999

Ese aumento exponencial del nivel de juego fue más que evidente en la reciente Eurocopa 2017. "Me impresionó el juego de Austria y Holanda. Sin dudas, ellas, con Francia, Estados Unidos, Alemania e Inglaterra estarán entre la lista de selecciones candidatas en 2019. Y confío en que Brasil esté preparada también".

Sabe que queda mucho camino por recorrer y señala dos prioridades para que el fútbol femenino dé un paso más en su desarrollo: "Tener los mismos derechos y oportunidades, y poder ser profesional en cualquier lugar del mundo".

Y cuando se trata de analizar la situación en su país, cuya selección sueña con entrenar algún día, Sissi señala la cultura social como la mayor barrera del desarrollo: "Ya demostramos que somos capaces, que tenemos nuestra propia identidad. No queda otra que seguir peleando".

The Best
A sus 50 años recién cumplidos, Sissi formó parte del panel de expertas que trabajaron duro para elegir a los candidatos a The Best en la categoría femenina. El crecimiento de la modalidad aumenta la competencia y complica la selección. "No fue nada fácil, porque había muchísimas jugadoras buenísimas, con talentos diferentes. Se quedaron fuera jugadoras impresionantes, pero solo podían ser 10", lamenta.