Londres en el punto de mira
© AFP

Con la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011 ya en el recuerdo, la élite futbolística femenina de la zona de Norteamérica, Centroamérica y Caribe ha desplazado su enfoque hacia la carrera por las dos plazas asignadas a la región en el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino de Londres 2012.

El certamen que comienza el jueves 19 de enero en BC Place en Vancouver (Columbia Británica) ofrecerá una serie de apetitosos encuentros entre las ocho naciones que lucharán por los dos billetes olímpicos. La anfitriona Canadá es la favorita del Grupo A, en el que están encuadrados además Costa Rica, Cuba y Haití. La actual subcampeona del mundo y vigente campeona olímpica, Estados Unidos, se topará con una recia resistencia en el Grupo B, donde tendrá que medirse ante México en la última jornada del grupo, después de haber encarado a Guatemala y República Dominicana.

Dos equipos de cada sección se clasificarán para semifinales, donde no sólo competirán por un puesto en la final del 29 de enero sino además por un hueco en Londres 2012.

La parrilla de salida
Costa Rica y Cuba abrirán el torneo clasificatorio en el primer partido del jueves, mientras en el segundo las Canucks arrancarán su campaña contra Haití. La selección anfitriona, que no consiguió sumar ningún punto en la Copa Mundial Femenina de la FIFA del año pasado, se ha embarcado recientemente en un proceso de reconstrucción a cargo del nuevo seleccionador, John Herdman.

Las canadienses, que confían en clasificarse para Londres y no olvidan que la próxima Copa Mundial Femenina de la FIFA tendrá lugar en su territorio, tendrán que prescindir de su veterana centrocampista Diana Matheson, que fue intervenida quirúrgicamente en la rodilla derecha después de ayudar a su país a conquistar los Juegos Panamericanos, superando a Brasil el pasado octubre. Las anfitrionas estarán fervientemente respaldadas por la hinchada local en Vancouver, y las propias jugadores han reclamado el apoyo de los aficionados domésticos en su empeño por clasificarse para el certamen londinense. Con su punta de lanza y capitana Christine Sinclair al frente de la tropa, Canadá aspira a hacerse con el primer o el segundo puesto del Grupo A, donde la dos veces semifinalista Costa Rica se perfila como su mayor obstáculo.

La presión es elevada para las locales, pero el seleccionador Herdman ha manifestado su intención de preservar la energía de sus jugadoras para el determinante duelo de semifinales, donde podrían cruzarse con la temible Estados Unidos. "Ése es el único peligro. Nadie quiere toparse con Estados Unidos en la semifinal", declaró Herdman en el sitio web de la CONCACAF. "Si eso ocurre, nuestras perspectivas serán muy distintas. Cruzaremos los dedos para que eso no suceda".

En tanto Costa Rica cuenta con el sólido liderazgo de la volante del Olympique de Lyon Shirley Cruz y constituye el principal impedimento para que Canadá se asigne el primer puesto del Grupo A, Haití y Cuba, que debutan en la fase de clasificación para los Juegos Olímpicos, parecen rivales más accesibles.

El Grupo B presenta un panorama mucho más incierto. Estados Unidos afrontará el torneo de clasificación con la herida aún dolorosa de su derrota en la final de Alemania 2011 contra Japón, y estará ansiosa por sacarse esa espina, no sólo con la obtención del billete a Londres sino además con la conquista del certamen, una misión perfectamente factible teniendo en cuenta que las estadounidenses se han colgado la medalla de oro en sus dos últimas participaciones en los Juegos Olímpicos.

Un amargo recuerdo
La delantera estadounidense Abby Wambach es consciente de que no habrá segundas oportunidades de clasificación esta vez, e hizo hincapié en que "la competición regional está muy reñida", recordando específicamente la derrota de su equipo contra México en semifinales de la competición preliminar para Alemania 2011, que obligó al combinado de las Barras y Estrellas a disputar a todo o nada la repesca intercontinental contra Italia. "Nuestro grupo es duro", resaltó Wambach a FIFA.com. "El de México será el partido que todas nosotras hemos marcado en el calendario, porque será el encuentro en el que veremos cómo vamos a pasar a la semifinal, que es el encuentro que necesitamos ganar".

"Lo bueno es que la mayoría de las jugadoras de nuestro actual equipo vivieron la experiencia del año pasado en el Mundial: conocen ese sabor agridulce de levantar un gran revuelo y saltar a los titulares en nuestro país para luego quedarnos cortas. No se puede tener mejor motivación que ésa", concluyó Wambach.

México hará todo lo posible por dar otro golpe como aquél, por supuesto. El seleccionador Leonardo Cuéllar está organizando frecuentes concentraciones de entrenamiento ahora que la Asociación Mexicana de Fútbol ha decidido apostar fuerte por su programa de fútbol femenino con nuevas inversiones. Las mexicanas disponen de la experiencia de Maribel Domínguez y Mónica Ocampo, goleadoras en la fase de grupos de la Copa Mundial Femenina de la FIFA, así como de la puntería de la delantera nacida en Estados Unidos Verónica Pérez. Las Aztecas hicieron un digno papel en Alemania al empatar con Inglaterra y Nueva Zelanda y morder el polvo por 0-4 ante la posterior campeona, Japón. También quedaron terceras en los Juegos Panamericanos, por detrás de Canadá y Brasil. Y decididamente han disipado cualquier género de dudas que antes podían tener al enfrentarse a su vecino del norte, pues las estadounidenses llegan lastradas por el recuerdo de sus tropiezos recientes mientras que las mexicanas han demostrado asombrosos progresos en los dos últimos años.

"Todo va por buen camino", apuntó Leonardo Cuéllar en el sitio web de la CONCACAF. "Pero necesitamos confirmar esa pauta con resultados. Clasificarnos para las Olimpiadas de Londres sería un gran impulso para el fútbol femenino en México".

Pero antes de que México y Estados Unidos se batan en su vis-à-vis en la última jornada de la liguilla, otros dos principiantes de la competición, la República Dominicana y Guatemala, liderada por la emergente dupla compuesta por la delantera Katherine Ramos y la mediocampista Ana Martínez, intentarán desbaratar los pronósticos de que aquel sea el partido que decida el primero de la zona. ¿Habrá otro tapado que anime la competición?