Smith: "Será un placer jugar contra las anfitrionas"
© Getty Images

Rebecca Smith ha sido el principal bastión de la retaguardia neozelandesa durante casi una década. Como capitana de su combinado nacional, se siente muy orgullosa de la evolución de su equipo y de la eclosión del interés por el fútbol femenino en todo el planeta.

"El Mundial de hace cinco años fue nuestro primer torneo importante, y clasificarnos para las Olimpiadas de hace cuatro años fue otro paso enorme para nosotras", comentó Smith ante los micrófonos de FIFA.com.

"Creo que tanto el equipo como el cuerpo técnico y la directiva asumen ahora que vamos a ser un invitado habitual a los principales torneos, que es donde hay que estar si quieres meterte entre los 10 primeros de la clasificación mundial. Ése es justamente nuestro objetivo", aseveró la capitana.

Smith cree que su escuadra ha llegado muy lejos desde su anterior comparecencia en los Juegos Olímpicos de China hace cuatro años. En su primer choque en aquel campeonato, las Ferns dejaron escapar una ventaja inicial de dos goles para al final empatar 2-2 contra Japón, campeón de la Copa Mundial Femenina de la FIFA tres años más tarde.

"Creo que hace cuatro o cinco años, no sabíamos lo que era competir en el escenario mundial, así que no nos dimos cuenta de la trascendencia de ir ganando por dos goles a Japón", agregó. "Tampoco teníamos la experiencia necesaria para mantener esa ventaja, un aspecto en el que creo que estamos mejorando mucho. Hay un montón de equipos que han estado ahí arriba y poco a poco están empeorando su rendimiento o manteniéndose al mismo nivel, mientras que nosotras no cesamos de mejorar. Es muy emocionante".

El artífice de la metamorfosis de Nueva Zelanda desde su germen como absoluto advenedizo hasta su reciente avatar como contendiente peligroso, John Herdman, se embarcó rumbo a Canadá a finales de 2011 para tomar las riendas de las Cannucks. Así las cosas, los Juegos Olímpicos de Londres serán la primera competición en la que las Kiwis participen sin la guía de su carismático estratega, y Smith echará mucho de menos la presencia de su anterior jefe.

"Me sorprendió un poco [que se marchara]", admitió. "Pero creo que es una buena oportunidad para él. Nosotras estamos muy agradecidas por todo lo que ha aportado al programa durante tantos años. La verdad es que le dedicó un montón de tiempo, energía y esfuerzo, y ahora Tony [Readings] está haciendo un trabajo formidable en su afán por llevarnos más adelante".

La gente está empezando a invertir más en el fútbol femenino y a tomárselo en serio, como un deporte divertido de ver.
Rebecca Smith, internacional por Nueva Zelanda.

Vida nueva
"Cambiar de líder siempre viene bien al cabo de cierto tiempo, de modo que la incorporación de Tony como seleccionador ha avivado aún más la llama del equipo. Él está desarrollando un montón de áreas nuevas que nosotras ni siquiera sabíamos que podíamos explotar. Además hace un gran trabajo de investigación; luego da toda esa información a las jugadoras y deja que ellas tomen el control y asuman la responsabilidad. Permite a las jugadoras fijarse sus propias metas y desafíos para mejorar su desempeño", explicó Smith.

"Aprovecha todos los recursos a su disposición, como nuestros científicos deportivos y los análisis de vídeo, para asegurarse de que saca el máximo rendimiento de cada jugadora particular. Creo que ahora jugamos con un estilo de fútbol más maduro. Yo diría que el eficaz estilo de entrenamiento de Tony encaja a la perfección en nuestro entramado actual", subrayó.

Las Football Ferns se enfrentarán a Gran Bretaña en Cardiff el 25 de julio, y Smith se percata del relieve del encuentro.

"No puede haber nada mejor que jugar contra Gran Bretaña en el partido inaugural de los Juegos Olímpicos", comentó sonriendo. "El partido que libramos contra China en el Mundial de 2007 fue uno de nuestros más memorables, porque ellas eran las anfitrionas y el estadio estaba lleno a rebosar. Jugar contra la selección anfitriona es una experiencia increíble; no se puede describir con palabras y no se olvida nunca".

Al echar la vista hacia adelante y sentir la euforia previa a los Juegos de Londres, Smith se detiene en la progresión del fútbol femenino desde que ella inició su carrera.

"Cuando yo empecé a jugar en 2004, no había muchas ligas femeninas en el mundo a donde se podía ir a jugar profesionalmente", observó. "E incluso en ese caso, habría sido necesario encontrar otro trabajo aparte para poder subsistir. Tampoco era seguro que te pagaran todos los meses. Hoy en día, si nos fijamos en nuestra selección nacional, encontramos a ocho o nueve futbolistas que desempeñan su oficio en el extranjero. Eso es fabuloso".

"La Bundesliga alemana ha crecido una barbaridad; la liga sueca, también. La liga inglesa acaba de nacer, y está destinada a crecer. En lo que respecta a las ligas profesionales femeninas que hay en el mundo, creo que ése ha sido el mayor acontecimiento de todos los que se han producido. En general puede decirse que la gente está empezando a invertir más en el fútbol femenino y a tomárselo en serio, como un deporte divertido de ver", valoró Smith.