La nueva condición de Sawa y las japonesas
© Getty Images

Decir que las japonesas han tenido un desempeño brillante en la fase de grupos del Torneo Olímpico de Fútbol Femenino no sería exactamente cierto. Y tampoco se puede afirmar que Homare Sawa, elegida Jugadora Mundial de la FIFA 2011, haya hecho honor a ese título durante los primeros encuentros. Sin embargo, nadie se atreve a reprochárselo en exceso. No cuando se trata de Japón y de Sawa.

A lo largo de los últimos años, discretamente, las niponas fueron puliendo desde las categorías de base un conjunto técnico y eficaz, que incluso antes de llegar a ser reconocido como verdadero favorito se adjudicó de manera arrolladora la Copa Mundial Femenina de la FIFA Alemania 2011™. En un abrir y cerrar de ojos, Japón se había convertido en el mejor equipo del planeta, y Sawa en su mejor jugadora. 

Ahora, por primera vez en una gran prueba, la selección japonesa y su principal estrella saltan al campo con esta nueva condición. “Pero no creo que haya muchas diferencias en cómo encaran a Japón nuestras adversarias después del Mundial”, señala Homare Sawa, en declaraciones exclusivas a FIFA.com. “Aunque es cierto que ahora nos conocen mejor, y que algunos países nos han estudiado bastante”.

Pero, por la forma en que las pupilas de Norio Sasaki han llegado tan lejos —a base, sobre todo, de mucha disciplina y trabajo—, más vale no desconfiar de su capacidad para mejorar sensiblemente en la fase decisiva de la cita olímpica el juego desplegado en el triunfo por 2-1 sobre Canadá y los empates sin goles ante Suecia y Sudáfrica.

“Nos hemos esforzado colectivamente para corregir algunas cosas detectadas en los partidos jugados hasta ahora”, cuenta Sawa, quien menciona un aspecto negativo que, en general, representa una de las grandes cualidades de Japón: los pases. “Se trata de que cada jugadora tome la decisión correcta en cada situación. Creo que eso va a mejorar, porque nuestras futbolistas tienen técnica. Hemos alcanzado un primer objetivo, que era pasar a cuartos, y pienso que ahora estamos cada vez mejor”.

El primer gran examen eliminatorio de las campeonas del mundo no está exento de simbolismo. En el choque de cuartos de final de este viernes en Cardiff, se cruzan la actual Jugadora Mundial de la FIFA, Homare Sawa, y la brasileña Marta, a quien la asiática arrebató un título que ya estaba habituada a recibir, tras encadenar cinco trofeos, entre 2006 y 2010. No obstante, Sawa rechaza que el duelo revista ningún carácter particular. “El otro día hasta nos saludamos aquí, en Cardiff, cuando Brasil iba camino de Londres, pero no hablamos de nada en especial”, dice la número 10 japonesa. “Claro que Marta y Cristiane son dos de los pilares de Brasil, pero el equipo tiene muchas otras buenas jugadoras, a las que debemos prestar atención. Queremos empezar concentradas y jugar bien en defensa”.

Aunque esta sea la primera gran competición de Sawa y las Nadeshiko como campeonas del mundo, es probable que suponga también una de las últimas de la centrocampista, de 33 años. “Antes de los Juegos ya dije que creía que, teniendo en cuenta mi edad, estos sería probablemente mi últimos Juegos Olímpicos”, recuerda Sawa, participante en las ediciones de Atlanta 1996, Atenas 2004 y Pekín 2008 —donde Japón obtuvo su mejor resultado olímpico, una cuarta plaza— y en cinco Copas Mundiales Femeninas de la FIFA. “Pero no pensaré en los demás grandes torneos hasta después de Londres”.