La selección femenina alemana hizo historia en dos aspectos en el Torneo Olímpico de Fútbol femenino Río 2016. Además de conquistar su primera medalla de oro en seis ediciones del certamen, tras colgarse el bronce en Sydney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008, participó en la primera final disputada entre dos conjuntos europeos. Por primera vez, Estados Unidos no estuvo en el choque por el título.

Las alemanas acudían a Brasil con grandes expectativas, en la última prueba de Silvia Neid como seleccionadora, pero no desplegaron un juego en absoluto convincente durante la fase de grupos, y registraron un balance de una victoria, un empate y una derrota. De este modo, accedieron a la fase de eliminatorias en calidad de segundas clasificadas del Grupo F. Sin embargo, a partir de ese momento mostraron un rostro totalmente distinto, y se auparon a la final tras endosar un 1-0 a la RP China y un 2-0 a Canadá.

Su adversario por el oro, Suecia, también protagonizó un inicio titubeante en la competición. Después de alcanzar los cuartos de final entre los mejores terceros de las liguillas, las Tre Kronor sorprendieron a propios y a extraños venciendo a Estados Unidos, favorita al oro. El equipo de Pia Sundhage doblegó a las estadounidenses por 4-3 en la primera tanda de penales de la historia del fútbol femenino olímpico, para luego deshacerse del país anfitrión, Brasil, por idéntico tanteo desde los once metros en semifinales.

Y la final no defraudó. Alemania y Suecia nunca habían empatado en 25 enfrentamientos directos anteriores, un registro que se mantuvo en el legendario estadio de Maracaná, en Río de Janeiro. La técnica alemana, Silvia Neid, pudo disfrutar de un colofón de ensueño a una carrera extraordinaria: sus pupilas ganaron 2-1 en el tiempo reglamentado, gracias a un gol de Dzsenifer Marozsan y un tanto en propia meta de Linda Sembrant. En cuanto a las suecas, pudieron consolarse de la decepción de la derrota celebrando la primera medalla de su país en el fútbol femenino y adjudicándose también el Premio Fair Play del torneo.

Canadá vuelve a llevarse el bronce y las anfitrionas se van de vacío
Al igual que en Londres 2012, Canadá ofreció otra actuación convincente en Río 2016. Después de ser la única selección que logró un pleno de puntos en la fase de grupos, las Canucks obtuvieron el pase a semifinales tras realizar un desempeño formidable en cuartos ante Francia. Sophie Schmidt lucía el dorsal número 13, pero la suerte la favoreció a ella y no a las europeas, ya que apareció para firmar el único tanto del encuentro, con el que las canadienses repitieron el resultado cosechado ante este mismo rival en el partido por el bronce de hace cuatro años, en Londres. La formación dirigida por John Herdman acabaría sucumbiendo en el penúltimo obstáculo, contra la futura campeona olímpica, Alemania, que se sacó así la espina del 2-1 sufrido ante las norteamericanas en la liguilla.

Brasil había llegado a acariciar el oro tanto en 2004 como en 2008, y estaba decidido a subir a lo más alto del podio delante de su público. Fue primero del Grupo E, lo que no hizo sino incrementar las expectativas de los hinchas. El siguiente compromiso de las sudamericanas, ante Australia en cuartos de final, puso a prueba sus nervios, pero acabaron imponiéndose en los penales después de 120 minutos sin goles, desquitándose de paso de su eliminación en la Copa Mundial Femenina de la FIFA™ a manos de las Matildas el año pasado. No obstante, serían incapaces de repetir ese acierto desde el punto fatídico frente a Suecia en semifinales, y se despidieron del torneo sin ninguna recompensa, tras perder por 2-1 frente a Canadá en el duelo por la medalla de bronce.

Eliminación temprana de Estados Unidos
Las Barras y Estrellas llegaban a Río de Janeiro como indiscutibles favoritas, después de ganar el oro olímpico por tercera ocasión consecutiva y cuarta vez en su historia en Londres 2012, pero no estuvieron a la altura de lo esperado. Aunque un empate a 2-2 contra Colombia en su último partido de la liguilla les permitió conservar la primera posición del Grupo G tras imponerse por estrecho margen en sus dos citas anteriores, luego tuvieron que hacer las maletas antes de lo previsto, al caer ante Suecia en los penales de los cuartos de final. El dominio del combinado femenino estadounidense en los Juegos Olímpicos llegó así a su fin.

Los dos representantes africanos, Sudáfrica y Zimbabue, y el segundo equipo sudamericano, Colombia, dijeron adiós tras la fase de grupos, pero todos ellos exhibieron progresos evidentes.

Nueva Zelanda también volvió a casa antes de las eliminatorias, a pesar de haber alcanzado los cuartos de final en 2012. Aunque las Football Ferns vencieron 1-0 a Colombia, los tres puntos no les bastaron para situarse entre los mejores terceros y acompañar a Francia y Estados Unidos como clasificados del Grupo G, al ser superadas por Australia y Suecia.

Países participantes
Alemania, Australia, Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos, Francia, Nueva Zelanda, RP China, Sudáfrica, Suecia, Zimbabue

Clasificación definitiva
1. Alemania (Oro)
2. Suecia (Plata)
3. Canadá (Bronce)
4. Brasil

Premio Fair Play: Suecia

Estadios
Estadio Mineirão (Belo Horizonte), Estadio Mané Garrincha (Brasilia), Arena Amazonia (Manaos), Maracaná, Estadio Olímpico (Río de Janeiro), Arena Fonte Nova (Salvador) y Arena Corinthians (São Paulo)

Número total de goles
66 (promedio por partido: 2,54)

Máximas goleadoras
1. Melanie Behringer (GER) – 5 goles
2. Christine Sinclair (CAN) – 3 goles y 2 asistencias
3. Janine Beckie (CAN) – 3 goles