Alemania supo ser contundente en los momentos claves, venció a Canadá por 2-0 y se clasificó para disputar la final del Torneo Olímpico de Fútbol Femenino Río 2016, donde enfrentará a Suecia. El partido se jugó el martes 16 de agosto en el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

A partir de la presión alta y constante, las germanas cortaron el circuito de juego rival y dominaron el inicio del encuentro. En su afán de ser verticales, no obstante, carecieron de claridad en ataque, y tardaron un buen rato en visitar la portería contraria.

Es más, la primera aproximación clara le perteneció a Canadá a los 12', pero Janine Beckie cabeceó desviado desde buena posición. Como respuesta, Melanie Leupolz tuvo mala suerte al resbalarse al rematar desde el borde del área rival, y balón se perdió afuera.

Alemania encontró tranquilidad al promediar la etapa, cuando Kadeisha Buchanan barrió innecesariamente a Alexandra Popp y Melanie Behringer cambió el penal por gol (0-1, 21'). Y estuvo cerca de marcar el segundo a través de la propia Popp, pero su bombazo desde afuera del área ventiló el ángulo izquierdo del arco canadiense.

Recién allí las norteamericanas encontraron mayor fluidez en su juego, y bien podrían haber encontrado el empate en la cabeza de Ashly Lawrence, pero Tabea Kemme rechazó milagrosamente el balón sobre la línea.

Celebración germana
Al complemento le sobró acción. De un lado, Alemania merodeó el segundo en los pies de Sara Deabritz y  Leupolz, pero Stephanie Labbe estuvo rápida de reflejos. Del otro, Canadá acarició la igualdad gracias a la ingresada Lena Goessling y Janine Beckie, aunque en ambas se lució Almuth Schult.

En ese ida y vuelta, las europeas volvieron a pegar en el momento justo a través de Deabritz, quien clavó un imponente derechazo recto junto al palo derecho de Labbe (0-2, 59').

Perdidas por perdidas, las canadienses echaron el resto. Apretaron a las alemanas dentro de su área, pero no pudieron vulnerar a Schult y, al igual que en Londres 2012, cuando lograron la medalla de bronce, deberán jugar el próximo viernes 19 por el tercer lugar del podio ante la anfitriona Brasil en Sao Paulo.

Ese mismo día, pero en el Maracaná de Río de Janeiro, la tres veces ganadores de la presea de bronce Alemania buscará ante las suecas la primera dorada de su historia, en una final inédita entre selecciones europas para la competición.