En un partido dramático, que debió haberlo ganado primero en los 90 minutos, después en los 120 y con Marta errando un penal, Brasil venció 7-6 a Australia en la definición por penales tras igualar 0-0 y avanzó a semifinales del Torneo Olímpico de Fútbol Femenino Río 2016. El partido se disputó en la noche del 12 de agosto en el estadio Mineirao, de Belo Horizonte.

Los penales fueron un sufrimiento indecible, con Marta en crisis de nervios tras fallar el quinto penal, pero la explosión final del estadio tras la segunda tapada de Barbara valió todo lo padecido antes. La arquera brasileña salvó a su 10 tapando el remate de Gorry que hubiese sido el 5-4 final a favor de Australia.

Las brasileñas salieron con toda la energía puesta en abrir pronto el marcador, pero tras unos pocos minutos, el mediocampo australiano comenzó a hacer mejor pie y a interrumpir el circuito de juego local. El centro de Steph Catey desde la izquierda, que se fue cerrando y casi se mete en el segundo palo, sirvió de bisagra mismo para la 7, que debió salir por una lesión muscular.

Fueron 20 minutos en los que las oceánicas lucieron en mejor forma, cortando bien el juego y distrubuyendo peligrosamente para buscar la velocidad de Lisa de Vanna Y Kyah Simon. No generaron demasiadas situaciones -la más clara una de Simon entrando por izquierda que por poco no termina en gol- pero maniataron a Brasil y dieron sensación de peligro.

A partir de la media hora, las locales, que hasta el momento habían avanzado más por la fortaleza de la eterna Formiga que por la magia de Marta, encontraron mejor la manera de superar el mediocampo rival y encontrar a la picante Debinha. La reemplazante de Cristiane, lesionada en la segunda fecha contra Suecia, tuvo las dos mejores de su equipo con sendos remates de derecha pero en uno respondió muy bien Lydia Williams y el restante se fue apenas alto.

Williams, colosal
El segundo tiempo fue todo de Brasil. Andressa Alves, que ya había hecho una asistencia hermosa a Debinha en el primer tiempo, se puso el equipo al hombro y fue un tractor por la izquierda. Sus galopadas abrieron hueco, su inteligencia para encontrar a la compañera mejor ubicada, hicieron que Brasil empezara a crear cada vez más ocasiones. Beatriz elevó su nivel, el gol era una cuestión de tiempo y el estadio, una olla a presión.

No lo fue por falta de puntería y porque en el minuto 90 Williams hizo un atajadón espectacular a una mano tras un toque de Andressa en el primer palo que se metía inexorablemente. Poco antes, en una jugada de otro partido, Chloe Logarzo rompió el travesaño.

El tiempo suplementario mostró la misma película, con Williams tapando otra pelota infernal, esta vez a Marta. Al final, terminó siendo justicia desde los 12 pasos y Brasil jugará las semifinales el martes 16 de agosto ante Suecia en Río de Janeiro.