Canadá se quedó con las ganas de Brasil de llevarse al menos la medalla de bronce en casa al vencer por 2-1 en el partido por el tercer puesto del Torneo Olímpico de Fútbol Femenino Río 2016. El encuentro se jugó el viernes 19 de agosto en la Arena de Sao Paulo y permitió a las canadienses repetir el metal conseguido en Londres 2012.

Las Canucks fueron superiores en buena parte del trámite del encuentro, mostrando la solidez que tuvieron en todo el certamen más la contnudencia en ataque de la que se enorgullecieron y que les falló sólo en la semifinal ante Alemania. Los arrestos finales de las brasileñas les sirvió para descontar faltando poco para el silbato final pero no les alcanzó.

El ataque de las locales careció de frescura y fue cayendo en el embudo planteado por las canadienses, que además tuvieron picante en el contragolpe, como quedó claro en el tanto que abrió el marcador.

Ashley Lawrence hizo una carrera impresionante de más de 50 metros antes de cruzar la pelota hacia la joven Deanne Rose, que sólo tuvo que encontrar el hueco adecuado ante la salida de Bárbara (0-1, 25').

Canadá es una roca
Rose participó también del segundo tanto, que definitivamente desesperó a las brasileñas y le dio la energía necesaria a las canadienses para mantenerse a tope. La morena número 6 centró desde la derecha tras un jugadón de Jessie Flemming y Christine Sinclair usó su habitual ojo de tigresa para no desaprovechar la oportunidad (0-2, 52').

Brasil chocó y chocó, repitiendo lo hecho ante Suecia en las semifinales, y le costó un mundo generar situaciones reales. Sólo Beatriz, con una media vuelta hermosa, logró batir a la siempre segura Stephanie Labbe (1-2, 78'), pero ya era tarde. Ni siquiera con el impulso del descuento, las verdeamarelas supieron cómo complicar a sus rivales y se quedaron sin la medalla con la que tanto soñaban. Sin embargo, se fueron con el cariño de la torcida, que las ovacinó de todas formas mientras las canadienses festejaban alocadamente en el campo.