Antecedentes olímpicos
Estados Unidos es una de las principales potencias mundiales en lo que a fútbol femenino se refiere. En el Torneo Olímpico, las norteamericanas atesoran un balance verdaderamente extraordinario. La conquista de la medalla de oro en las Olimpiadas de Atlanta 1996 abrió para el fútbol femenino estadounidense una época gloriosa que alcanzaría un nuevo punto álgido con la victoria en la Copa Mundial Femenina de la FIFA que en 1999 se disputó precisamente en Estados Unidos. En el año 2000, varias de las jugadoras más experimentadas del equipo dejaron la selección y la escuadra norteamericana tuvo que conformarse con la medalla de plata en los Juegos de Sídney 2000. En Antenas 2004, sin embargo, Estados Unidos volvió a subirse a lo más alto del podio, para posteriormente revalidar el título en las citas olímpicas de Pekín 2008 y Londres 2012.

El camino a Río
Como ya hiciera en la anterior edición del certamen, la selección estadounidense solventó sin problemas la competición preliminar del Torneo Olímpico de Fútbol Femenino Río 2016. En el campeonato de la CONCACAF, la escuadra de las Barras y Estrellas superó en la fase de grupos a Costa Rica, México y Puerto Rico. Posteriormente, las norteamericanas se aseguraron el billete olímpico al imponerse a Trinidad y Tobago por 5-0 en semifinales y acabaron proclamándose campeonas del torneo clasificatorio al derrotar a Canadá por 2-0 en la final.

La seleccionadora
Jill Ellis tomó las riendas de la selección estadounidense en 2014, tras la salida de Tom Sermanni. Natural de Inglaterra, Ellis llevaba ya desde el año 2000 desempeñando diferentes cargos relacionados con el fútbol femenino en la Asociación Estadounidense de Fútbol. En 2012, la entrenadora dirigió de forma interina al combinado norteamericano durante siete partidos. Sin embargo, su nombramiento como seleccionadora en 2014 significó para ella su primera oportunidad de entrenar a un equipo femenino de forma permanente. En la Copa Mundial Femenina de la FIFA Canadá 2015, las pupilas de Ellis superaron con brillantez la primera fase en el complicado Grupo C, para después deshacerse sucesivamente de Colombia, RP China y Alemania antes de imponerse por 5-2 a Japón en una final memorable en la que Estados Unidos conquistó su tercer entorchado mundialista.

Datos de interés
- Estrellas del equipo: Hope Solo (portera), Carly Lloyd (centrocampista), Alex Morgan (delantera).
- Un número: 2060 es el total de pases que la selección estadounidense dio en la competición preliminar, de los cuales el 85 por ciento fueron acertados.