Situada en el vértice suroriental de Francia, entre mar y montaña, y muy cerca de la frontera italiana, Niza goza de numerosos alicientes para colmar a sus habitantes y seducir a quienes la visitan. Como capital económica y cultural de la Costa Azul, Niza vive principalmente del comercio y del turismo, que experimentó un gran desarrollo en la segunda mitad del siglo XX.

La ciudad, perteneciente sucesivamente a Italia y a Francia, conserva esa doble influencia en su cultura y su arquitectura. El casco antiguo es característico del urbanismo de una ciudad fortificada italiana, con calles sinuosas y estrechas; contrariamente a los barrios edificados tras la anexión a Francia en 1860, más regulares y de un estilo haussmaniano (similar al de París).

Sobre todo, los 344.000 habitantes de la ciudad están orgullosos de su Paseo de los Ingleses, el símbolo de la ciudad, que cuenta con muchos otros monumentos y museos apreciados por los turistas. Esos visitantes también sacan provecho de los dos casinos de la ciudad, y acuden en masa cada invierno para disfrutar del célebre Carnaval de Niza.

Fútbol
Niza alberga uno de los clubes históricos del fútbol francés, fundado en 1904: el Olympique Gymnaste Club Nice Côte d'Azur. El OGC Niza, apodado el Gym por sus seguidores, ha conquistado 4 ligas francesas en su historia (todas en la década de 1950) y 3 Copas de Francia (en 1952, 1954 y 1997).