Capital del departamento de Isère, es la ciudad más grande de los Alpes, por delante de la austriaca Innsbruck. Su historia abarca un periodo de más de 2.000 años, desde la época galorromana. Si bien debe su desarrollo industrial a los sectores de la guantería y de la hulla blanca, Grenoble se ha convertido hoy en día en un gran centro científico europeo.

Asimismo, la ciudad posee una abundante riqueza histórica y cultural. Allí se encuentran numerosos teatros, salas de espectáculos y museos (sobre todo el Museo de Grenoble, uno de los mayores museos de Bellas Artes de Francia; y el Museo de historia natural). Grenoble es también un preciado destino turístico, gracias a la proximidad de las montañas y a las numerosas estaciones de deportes de invierno situadas en los alrededores. Es más, la ciudad albergó los Juegos Olímpicos de invierno de 1968.

Fútbol
Sería un error pensar que Grenoble solo vive por y para los deportes de invierno. El fútbol ocupa un lugar importante en el panorama deportivo local, gracias sobre todo al Grenoble Foot 38, uno de los clubes franceses más antiguos, fundado en 1892. Cierto es que su palmarés sólo incluye dos títulos de segunda división, pero el GF 38 ha visto desfilar a numerosas figuras talentosas a lo largo de su historia, como Youri Djorkaeff, Olivier Giroud, Gustavo Poyet o Sofiane Feghouli.