800.000 aficionados en los estadios (26.000 de promedio), 17.000.000 presenciando el partido de cuartos de final entre Alemania y Japón por televisión, y más de 3.000 representantes de la prensa in situ. La Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011 fue una fiesta. Una fiesta cuyos efectos se han dejado sentir más allá de los recintos de los estadios alemanes. Y es que un año después del apoteósico partido inaugural en el abarrotado estadio Olímpico de Berlín la pasión pareciera adoptar nuevas dimensiones.

“A través de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011 logramos contribuir de forma concreta al desarrollo del fútbol femenino y al mismo tiempo enviar un claro mensaje: nuestro deporte representa ilusión, emoción y rendimientos deportivos extraordinarios”, dice la ex presidenta del Comité Organizador Local, Steffi Jones, quien actualmente se desempeña como directora de fútbol femenino de la Asociación Alemana de Fútbol (DFB).

Las cifras expresan con claridad el efecto sustentable del torneo: 734.903 mujeres y 342.312 niñas hasta los 16 años se encuentran actualmente en los registros de la DFB. Estos números representan un incremento de un 2 y un 1%, respectivamente, en comparación a la temporada previa.

De acuerdo con las estadísticas de la DFB, las cifras de espectadores en la Bundesliga femenina también han experimentado un alza, en este caso de un 35 por ciento. Incluso el partido entre VfL Wolfsburg y 1. FFC Frankfurt, presenciado por 8.689 aficionados, batió el récord histórico de asistencia para un juego de la principal división del fútbol femenino alemán.

El broche de oro para la temporada llegó con la final de la Liga de Campeones Femenina de la UEFA, que pulverizó todas las marcas en materia de público en la historia del fútbol de clubes en Europa. Más de 50.000 espectadores se reunieron aquel día en el estadio Olímpico de Múnich para presenciar la victoria de 2-0 de Olympique Lyon sobre 1. FFC Frankfurt.

Pero no solamente Alemania ha conocido de la bonanza post mundialista. En Francia los partidos de las Bleues, la selección femenina absoluta, contaron en la campaña pasada con un aforo promedio de 7.000 espectadores. Además los partidos más importantes de la liga femenina local fueron transmitidos en vivo a través de la televisión francesa.

Efectos positivos tras la Copa Mundial Femenina de 2011 se han percibido también en Suecia. Junto con una creciente cobertura de la liga sueca (“Damallsvenskan”), la “Copa de los Ganadores”, disputada en el pasado mes de junio con la participación del campeón mundial Japón, el campeón olímpico Estados Unidos y el dueño de casa, dio una idea de lo que representa el fútbol femenino en el país escandinavo: efervescencia y estadio llenos.

Las próximas citas
“Tanto la próxima Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA en Azerbaiyán como la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA en Japón nos presentan una perfecta ocasión para continuar incentivando el fútbol femenino a nivel internacional. El fútbol femenino va por el camino correcto, sin embargo no hay que olvidar que dependiendo del país y la región hay diversos aspectos que deben ser mejorados”, afirma Tatjana Haenni, responsable de las competiciones femeninas de la FIFA.

El primer torneo de la FIFA que se disputará en Azerbaiyán, del 22 de septiembre al 13 de octubre de este año en las ciudades de Baku y Lankaran, no sólo destaca por sus seis modernos estadios, sino que también por el completo programa de sustentabilidad diseñado para la ocasión, que incluye, entre otros, la realización de seminarios específicos para entrenadores y árbitros. La gran importancia del campeonato para el país anfitrión también queda de manifiesto al echar un vistazo al programa de entretención que se ofrecerá a los aficionados y que comprende conciertos de las estrellas Jennifer Lopes, Rihanna y Shakira.

Azerbaiyán tiene una historia muy reciente en el fútbol femenino y ha utilizado el torneo como trampolín para comenzar a estructurar la disciplina. Más importante que los resultados de la selección nacional en el torneo, es el hecho de que el fútbol femenino continúe su desarrollo después de la final.

Fiebre en Japón
No menos significativa será la cita mundialista en Japón, que se llevará a cabo del 19 de agosto al 8 de septiembre en Hiroshima, Kobe, Miyagi, Saitama y Tokio. El país del sol naciente está todavía inmerso en un estado de fiebre futbolística femenina generado tras el histórico triunfo en Alemania 2011. Que ha sido el año de Japón en el fútbol femenino quedó de manifiesto durante la última gala del FIFA Ballon d’Or, ocasión en la que Homare Sawa y Norio Sasaki fueron galardonados con el premio a la mejor jugadora y al mejor entrenador, respectivamente. Además, se llevó el premio en la categoría Fair Play.

Según encuestas representativas, el interés de la población nipona en el fútbol femenino ha crecido durante los pasados doce meses en un 20%. La euforia desatada se refleja, entre otros ámbitos, en el gran interés que ha concitado entre los aficionados locales la transmisión de la Bundesliga femenina a través de la televisión local. Igual de impresionante fue el récord de público para un partido de la liga femenina, que estableció el juego entre Albirex Niigata Ladies y INAC Kobe Leonessa, presenciado por 24.546 espectadores.

“La euforia mundialista en Azerbaiyán y Japón es una clara manifestación de la importancia creciente del fútbol femenino. Es nuestra intención como FIFA ganar nuevas naciones para nuestro deporte a través de los torneos. La factibilidad de que así sea representaría un claro paso adelante para la FIFA y para el fútbol femenino en general”, agrega Tatjana Haenni.

Más de 29 millones de mujeres y niñas juegan actualmente fútbol en el mundo. Según encuestas encargadas por la FIFA, el fútbol femenino goza actualmente de una aceptación internacional de un 71 porciento, lo que da una idea de su considerable relevancia social.

Nunca antes había contado el fútbol femenino con tantas adeptas. Para asegurar el efecto sustentable de los torneos femeninos de la FIFA y crear al mismo tiempo sinergias en beneficio de la actividad, la FIFA presentó la campaña “Live your goals” en el marco de la apertura de la pasada Copa Mundial Femenina. La iniciativa pretende incrementar la base de mujeres y niñas en torno al fútbol femenino y paralelamente destacar el rol social de esta disciplina.

Miles de niñas han participado en los festivales de “Live your goals”, que se han llevado a cabo recientemente en Japón, Azerbaiyán y Costa Rica – país sede de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2014. La fiebre del fútbol femenino no se detiene.