Ha vivido en primera persona la cara A y la cara B de una finalísima. Si en 2011 saboreó las mieles del éxito, en 2015 tuvo que aguantarse las lágrimas de frustración. El destino fue caprichoso y sirvió un escenario similar: estadio repleto para ver a Japón y Estados Unidos pelear por la Copa Mundial Femenina de la FIFA™. Otra vez, cuatro años más tarde.

Meses después de aquel vibrante partido, FIFA.com se ha sentado con Aya Miyama para mostrarle cinco momentos especialmente significativos de aquella aventura en Canadá.

Una aventura que arrancó con una situación agridulce para la centrocampista: lanzar un penal tras la grave lesión de su compañera Kozue Ando. “Estaba muy preocupada porque me di cuenta al momento de que era una lesión terrible, pero tuve que dejar esa sensación a un lado para asegurarme de anotar”, nos explica la capitana de la selección nipona.

Esa responsabilidad la heredó de su amiga Homare Sawa, para la que le faltan palabras a la hora de definir su peso en el equipo. “He sido muy feliz por poder jugar a su lado”, alcanza a decir sobre la mítica jugadora ya retirada. 

El cambio de rol en el vestuario se complementó, en esta cita en concreto, con una redefinición de su aportación al juego. En el Mundial, además de la Miyama goleadora, vimos a la asistente, con mucha aportación a la capacidad goleadora del equipo. “Me quedo más contenta cuando sirvo un gol que cuando lo marco yo misma”, dice tras ver su participación en los dos goles de las Nadeshiko ante Países Bajos.

Y claro, no podíamos evitar pedirle sus impresiones de la gran final, que se les puso tan cuesta arriba ya por el minuto 16, cuando se veían 4-0 abajo en el marcador. “Ojalá pudiéramos jugar esa final otra vez”, suspira. En su faceta de capitana intentó elevar la moral de la tropa en el descanso para cambiar el rumbo del partido.

¿Quieres saber cuál fue su mensaje para sus compañeras en el vestuario del BC Place de Vancouver? Mira la entrevista completa en el vídeo que acompaña a esta nota y descubre todos los detalles de la reflexión de Miyama sobre la Copa Mundial Femenina de la FIFA Canadá 2015™.