• El fútbol femenino francés celebra su centenario el 30 de septiembre de 2017
  • En esa fecha del año 1917 se disputó en París el primer partido de fútbol femenino
  • Marinette Pichon: "Paso a paso hemos recorrido un largo y tortuoso camino" 

El fútbol femenino está de enhorabuena en Francia en este mes de septiembre de 2017. El país festeja el sábado 30 el centenario de este deporte, apenas 10 días después del lanzamiento oficial de "su" Copa Mundial Femenina de la FIFA, que tuvo lugar el martes 19 en el Museo del Hombre de París. Fue precisamente tal día como hoy del año 1917 cuando se disputó el primer partido de fútbol femenino en Francia.

En plena Primera Guerra Mundial, dos equipos del Club Fémina de París se vieron las caras liderados respectivamente por las pioneras Thérèse Brulé y Suzanne Liébrard. El diario L’Auto cubrió el encuentro, y aunque el resultado final y los detalles del mismo se desconocen, el partido fue un hito que quedó registrado en los anales como el punto de partida de la disciplina.

"Paso a paso hemos recorrido un largo y tortuoso camino", declaró al micrófono de FIFA.com Marinette Pichon, toda una leyenda del fútbol femenino francés. "Hoy puedo decir que contamos con medios importantes, tanto estructurales como financieros. Tenemos una selección de Francia y clubes brillantes, competiciones, tanto nacionales como internacionales, apasionantes. Hay espectáculo. Es bonito ver esta práctica así, en lo más alto".


1970, el punto de inflexión

Efectivamente, el balompié femenino está en la actualidad en pleno auge. Las cosas han cambiado tanto que parece inconcebible comparar las dos épocas. Si bien es cierto que a este deporte le costó existir oficialmente en Francia. De hecho, no comenzó a desarrollarse verdaderamente hasta 1970. Ese año la Federación Francesa de Fútbol lo reconoció y emitió 2.000 licencias. Poco después, el 17 de abril de 1971, las Bleues disputaron su primer partido oficial reconocido por la FIFA, en el que derrotaron a Holanda por 4-0.

Desde entonces, en los clubes de todo el país han ido floreciendo las secciones femeninas y han surgido figuras de renombre como la propia Pichon y Corinne Diacre primero, y Sandrine Soubeyrand, Louisa Nécib y Eugénie Le Sommer posteriormente. Tras la estela del Olympique de Lyon, cuatro veces vencedor de la Liga de Campeones de la UEFA (2011, 2012, 2016 y 2017), las formaciones francesas se han consolidado en la escena continental. Los estadios se llenan de continuo, y lo seguirán haciendo aún más con la organización de la Copa Mundial Femenina de la FIFA en 2019.

"Tenemos que ser conscientes de los límites de nuestra disciplina y de lo que podemos hacer y de lo que no. El fútbol femenino no puede equipararse al masculino. Sin embargo, estoy convencida de que al fútbol femenino aún le queda un gran margen de progresión", apuntó Pichon antes de concluir: "Va a seguir avanzando como hasta ahora. Pero tenemos que mantener los pies en el suelo y no quemar etapas. Es un proceso largo". Un proceso que comenzó hace exactamente 100 años.