El primer ministro canadiense, Stephen Harper, se imbuye en el espíritu mundialista y acude a un acto de promoción de la Copa Mundial Femenina de la FIFA junto a organizadores y jóvenes jugadoras.