Costa Rica estará por primera vez en su historia en una Copa Mundial Femenina de la FIFA después de obtener su billete en unos clasificatorios de CONCACAF dominados por Estados Unidos.