La leyenda japonesa Hamore Sawa repasa junto a nosotros el maravilloso gol que permitió a Japón mantenerse con vida en la final frente a Estados Unidos y obtener el título en la Copa Mundial Femenina Alemania 2011.