Estrellas bajo palos
© Getty Images

Las dos semifinales del Torneo Olímpico Juvenil de Fútbol Femenino Nankín 2014 se decidieron desde el punto penal. En estas circunstancias, es obvio que las guardametas tuvieran un peso definitivo en el destino de sus equipo.

La arquera venezolana Nayluisa Cáceres no solo realizó una exhibición de valentía y serenidad para mantener a raya a México a pesar de una lesión, sino que además ella misma transformó el lanzamiento que dio la victoria a las sudamericanas.

Por su parte, Zheng Jie, suplente de inicio, se erigió en figura de la RP China ante Eslovaquia, al allanar el camino de las suyas hasta la final deteniendo dos penales consecutivos.

Superar la barrera del dolor
Venezuela no tuvo problemas para salir airosa de la fase de grupos, pero se topó con un obstáculo mucho más complicado en semifinales: México. Aunque las sudamericanas arrancaron con fuerza y buen pie cuando la delantera Argelis Campos aprovechó un fallo de la guardameta tricolor, Kelsey Brann, para abrir el marcador transcurridos tan solo dos minutos, la centrocampista Dayana Cazares empató para las norteamericanas seis minutos más tarde. Luego, los dos equipos se neutralizaron, aunque México llegó a rozar el gol dos veces, y la máxima anotadora venezolana, Deyna Castellanos, vio cómo un intento suyo era tapado in extremis.

No hubo más remedio que definir desde el punto fatídico, donde Cáceres tuvo una contribución destacada entre los tres palos y como lanzadora a la vez. Después de que su equipo perdiese la iniciativa cuando su compañera de la retaguardia Sandra Luzardo falló el tercer tiro de Venezuela, al que siguió un lanzamiento al travesaño de la mexicana Daniela García, Cáceres detuvo el disparo de Montserrat Hernández, para luego transformar ella el último y decisivo penal.

“No esperaba que llegásemos a los penales”, declaró emocionada Cáceres a FIFA.com cuando se apagaron las celebraciones por la victoria. “Y menos aún que yo tuviese que lanzar uno, así que estoy entusiasmada por haber marcado el de la victoria”.

La número 1 venezolana, que participó en la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA disputada este año en Costa Rica, atendió a FIFA.com con un aparatoso vendaje en el pie derecho y lágrimas en los ojos. 

Aun así, la muchacha aclaró que eran “lágrimas de felicidad”, y no por el dolor de la lesión. “Me hice daño en la segunda parte”, señaló. “Una mexicana tiró a puerta y yo me lancé para atajar el balón, luego otra de sus jugadoras se me echó encima y me lastimé el pie”.

“Pero aun así podré jugar el próximo partido”, insistió la valerosa guardameta, que no deja de pensar en jugar el choque por el título, sea cual sea su condición física. “Es el partido más importante de todos, y nuestro rival es China, así que tendremos que ir a por las anfitrionas. Estoy preparada para este partido”.

Especialista en penales
En comparación con la de Cáceres, la trayectoria de Zheng Jie hasta la final ha sido más corta, y menos dolorosa. La portera de la RP China no entró en el encuentro hasta dos minutos antes de que terminase el tiempo reglamentado, en un claro ardid táctico del seleccionador Lu Yiliang, que buscaba dar entrada a una especialista en penales para la inminente tanda.

La contienda terminó en 0-0 al cabo de los 80 minutos, y Zheng Jie detuvo los dos primeros tiros de Eslovaquia, lanzados por la capitana Martina Surnovska y Tamara Gmitterova, respectivamente. La RP China transformó todos los suyos, y acabó accediendo a la final al imponerse por 4-2.

El técnico de la RP China admitió que no había previsto una semifinal tan complicada. “El adversario nos lo puso muy difícil”, dijo, “aunque el principal problema ha sido que nuestras jugadoras estaban un poco nerviosas. Creamos varias ocasiones aceptables, y en circunstancias normales habríamos aprovechado al menos una”.

Al preguntársele por qué recurrió a Zheng Jie, esbozó una sonrisa cómplice. “Sí que preveíamos ponerla a ella concretamente para los penales, porque se le dan mejor”, apuntó. “¿Y cómo se ha entrenado para ser una especialista en penales? Pues sobre todo porque tiene talento para ello, de lo contrario por mucho que lo practicase no le habría servido”.

En cuanto a si la actuación de Zheng Jie le ha valido un puesto en la final, Lu Yiliang no quiso revelar sus cartas, como de costumbre: “Todavía no lo sé, todo depende de las circunstancias”, concluyó enigmáticamente.