Castellanos, una promesa cumplida
© Getty Images

El Torneo Olímpico Juvenil de Fútbol Femenino que se está disputando en Nankín es una prueba sub-15. Aun así entre sus participantes podemos encontrar a algunas ‘veteranas’ con cierto recorrido y reputación en el fútbol femenino. Es el caso de la máxima goleadora de Venezuela, Deyna Castellanos, quien ya había atraído el interés de los medios incluso antes de que empezase a rodar el balón.

La joven delantera, que juega en la Escuela de Fútbol Juan Arango, se dio a conocer internacionalmente en la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA disputada de este año en Costa Rica. Allí fue Bota de Oro adidas (ex aequo con su compañera de equipo Gabriela García) con seis goles y tres asistencias.

En Nankín, la jugadora ha ido a más, al firmar siete dianas en los dos partidos de la liguilla de Venezuela, con las que va camino de adjudicarse su segundo título de máxima realizadora en una competición de la FIFA. Las sólidas actuaciones de la gran promesa de la Vinotinto y la reputación que la precedía la han convertido en una clara predilecta de los espectadores, que se levantan prácticamente cada vez que toca un balón o ensaya el disparo.

“Me alegro mucho de contar con el apoyo del público”, declaró a FIFA.com la precoz artillera tras el triunfo de su equipo sobre México en la tanda de penales de la semifinal. “En cierto sentido, quizás sea una justa recompensa al esfuerzo y los sacrificios que he hecho para jugar al fútbol”.

Ídolos e inspiración
Con 73.000 seguidores en Twitter, la popularidad de esta jovencita venezolana está fuera de toda duda. “Estoy muy agradecida a mis fans por su apoyo y por todo el cariño que me tienen, y también muy contenta”, afirmó Castellanos el pasado mes de abril, unos días después de celebrar su 15º cumpleaños. “Intento mantenerlos informados y ponerme en contacto con ellos a través de esta plataforma interactiva, aunque por supuesto me resulta imposible contestarles a todos los que me siguen y me apoyan, es una pena”.

La delantera, que se confiesa seguidora del FC Barcelona español, asegura que su ídolo es el argentino Lionel Messi. Sin embargo, la persona que inspiró de inicio a Deyna Castellanos para dedicarse al fútbol, fue un compatriota: Juan Arango, considerado el mejor futbolista que haya surgido nunca en Venezuela.

El mediapunta ha dado su nombre a la escuela de fútbol en la que Castellanos estudia y se entrena, aunque su influencia va más allá de eso. “No es solo un futbolista al que conoce todo el mundo en Venezuela, también es como un padre para mí. Me orienta y me instruye continuamente, y me anima a progresar”, afirmó la estrella de la Vinotinto, que dedicó a su mentor el triunfo de semifinales. “Hoy se habrá alegrado mucho de ver que hemos conseguido la clasificación para la final, y de que yo transformase un penal. Y aunque no haya marcado [durante el partido], el equipo logró la victoria”.

Una final que es una satisfacción añadida, ya que la prioridad número uno de la selección en Nankín consiste en adquirir más experiencia en el panorama internacional. La jugadora nota que el roce con equipos de otras culturas la hace crecer a ella y al grupo. “Mis compañeras y yo estamos progresando cada día. Todos los días aprendo algo nuevo, y quiero dar las gracias a mis entrenadores y a mis compañeras, por todo el apoyo y la ayuda que me están dando”, continuó Deyna.

Planes para el futuro
El próximo desafío será colgarse la medalla de oro. El rival a batir, la selección anfitriona: RP China. La figura venezolana no muestra el más mínimo nerviosismo ante este compromiso. “Ya estoy deseando jugar contra China, porque este partido supondrá un reto, y nos ayudará muchísimo a progresar”, contestó con aplomo.

Mientras aguarda la hora, aprovecha los escasos momentos libre para relajarse con sus compañeras y con sus pasatiempos favoritos, el baile y la música. Y de vez en cuando, una mirada al futuro, más allá de Nankín: “Primero quiero terminar mis estudios”, señaló. “En cuanto al fútbol, mi familia espera que en un futuro vaya a Alemania o a Canadá, para progresar. Por supuesto, también estaré ahí siempre que me necesite la selección nacional”.