Lu Yiliang: "Estas chicas pueden llegar al Mundial"
© Getty Images

Para Lu Yiliang, la RP China se ha colgado el oro del Torneo Olímpico Juvenil de Fútbol Femenino en un escenario idóneo, el estadio de Wutaishan, en Nankín. Es una cancha que él conoce perfectamente, puesto que jugó allí durante un decenio, como puntal del mediocampo del Jiangsu Sainty. Ahora, el seleccionador de la RP China, de 43 años, lo recordará también como el lugar en el que dio a su país su primer título de la FIFA.

A las órdenes de Lu, las sub-15 chinas arrollaron a sus rivales en el certamen. Tras cosechar dos victorias en su liguilla, se impusieron en la tanda de penales de semifinales a Eslovaquia. Y en la aguardada final ante Venezuela, las jóvenes Rosas de Acero sorprendieron a su adversario, que partía como favorito, endosándole un 5-0 que les sirvió para adjudicarse la medalla de oro con un pleno de triunfos.

"Al final, los dos años de duro entrenamiento no han sido en vano”, declaró el técnico chino en una entrevista ofrecida a FIFA.com después de la ceremonia de entrega de los premios, en la que su voz, habitualmente tranquila, dejaba entrever la emoción que sentía. “Y el esfuerzo de las jugadoras también ha dado sus frutos. Es un resultado gratificante".

El comienzo de algo grande
Lu Yiliang se hizo cargo del combinado sub-15 en 2011, en una época en la que el fútbol femenino chino estaba de capa caída. Por primera vez en su historia, las Rosas de Acero habían sido incapaces de clasificarse para la Copa Mundial Femenina de la FIFA™ y los Torneos Olímpicos de Fútbol, y los equipos juveniles participantes en las citas mundialistas sub-17 y sub-20 de 2010 no anotaron ni un solo gol en aquellas pruebas.

La primera hornada de muchachas entrenadas por Lu fue incorporándose de manera fluida a la selección nacional sub-17, y su contribución resultó fundamental para conseguir el pase a la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA celebrada en Costa Rica el pasado abril. Desde su llegada a este equipo sub-15 hace dos años, Lu ha conseguido confeccionar otro conjunto de élite, al que ha situado en lo más alto del podio del Torneo Olímpico Juvenil. 

Los recuerdos de sus primeros pasos despiertan sentimientos profundos en el entrenador chino. "El primer día, les dije a estas jugadoras que debían tener ambición", confesó Lu. "Les dije que cuando uno juega al fútbol tiene que aspirar a ser campeón del mundo. Sin este tipo de metas y si no se cuenta con la confianza en uno mismo necesaria, entonces es imposible poder ser futbolista del máximo nivel, aunque se tenga una técnica y una habilidad de primera".

Sin embargo, a diferencia de otros entrenadores, que únicamente hacen hincapié en la formación técnica y táctica, Lu da mucha importancia a la promoción del carácter y la mentalidad de sus discípulas. "Mi filosofía como entrenador es que si se quiere jugar bien primero hay que aprender a ser una buena persona", afirmó. "Un futbolista tiene que ser ante todo una buena persona. Por lo tanto, dentro del plantel tenemos un ambiente fantástico, todas se entregan en los entrenamientos y se ayudan entre sí. Para el equipo eso es vital".

Un largo camino por recorrer
Lo primero que hizo Lu Yiliang tras el triunfo sobre Venezuela fue dar las gracias a sus jugadoras. "Agradezco su esfuerzo. En los dos años que llevo al frente del equipo, las jugadoras han progresado, y yo también he aprendido mucho. Doy las gracias a estas jugadoras por haberme permitido aprender tanto [como entrenador]. Este equipo ha formado su propio estilo y su propio sistema de juego, que se ha ido puliendo y practicando en competiciones internacionales como este Torneo Olímpico Juvenil. Tiene un gran futuro por delante".

Huelga decir que estas campeonas están llamadas ahora a formar parte de la selección de la RP China que participe en el Campeonato Asiático Femenino Sub-16 del año que viene, que servirá también de competición preliminar de la zona asiática para la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2016. "Si somos capaces de mantener este desarrollo y de seguir progresando, estarán preparadas para representar a China en el torneo sub-16", vaticinó Lu. "Pero ya les he avisado, el triunfo de hoy no es más que el principio. Para ser futbolistas de categoría mundial, todavía queda un largo camino".

Aunque Lu Yiliang no se ha pronunciado sobre lo que les reserva el futuro a él y a sus pupilas después de esta exitosa participación olímpica, ya se siente firmemente vinculado al fútbol femenino. "Durante estos últimos años, no solo he establecido un vínculo con las jugadoras y acumulado experiencia como entrenador, sino que también he adquirido más confianza en mi trabajo como entrenador de equipos femeninos, así que emplearé este tiempo en hacer balance de mis experiencias", analizó el técnico de la RP China, que no es el único que ha ido a más en esta etapa. "Mi sensación general es que a estas jugadoras les esperan grandes cosas, y también al fútbol femenino chino en su conjunto", concluyó convencido.