Hace historia contra viento y marea
© Getty Images

A la afición del Manchester United no le ilusionaban los fichajes realizados en la pretemporada 2010/11. El equipo acababa de quedar segundo tras el Chelsea. Necesitaba reforzarse, y todos coincidían en que no lo había hecho.

La relación de altas incluía un extremo francés a quien el Girondins de Burdeos no había considerado lo bastante bueno para militar en su primer equipo, un delantero mexicano al que se veía más como una inversión a futuro que como una solución a corto plazo, y un chaval cuyo mayor logro era haber jugado en la modesta tercera división portuguesa. Para colmo, los veteranísimos Edwin van der Sar, Paul Scholes y Ryan Giggs se disponían a sumar un año más de antigüedad profesional, mientras que la principal estrella del club, Wayne Rooney, seguía afectado por su desastrosa Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™.

Poco se imaginaban los seguidores de los Diablos Rojos que, además, Antonio Valencia iba a pasarse dos terceras partes de la campaña de baja por lesión; que Rio Ferdinand solamente iba a jugar la mitad de los partidos; que Wayne Rooney iba a meter solo 11 goles (nunca había marcado tan pocos en una temporada desde que se incorporó al club en 2004) frente a los 26 que sumó en el curso anterior; que Dimitar Berbatov, su máximo artillero, iba a soportar tres largas sequías goleadoras (una de siete partidos y dos de seis partidos); que Alex Ferguson no iba a reforzar su plantilla en el mercado de invierno europeo, mientras el Chelsea fichaba al cuarto futbolista más caro de la historia y a uno de los defensas más costosos de todos los tiempos; y que sus ídolos iban a ganar únicamente cinco de sus 19 partidos a domicilio.

Un piloto de tormentas y sus marineros
Desde luego, los Red Devils se vieron seriamente entorpecidos en su cabalgada hacia el título. Pero hete ahí que las riendas del equipo las llevaba un jinete acostumbrado a franquear todo tipo de obstáculos desde su llegada al banquillo de Old Trafford, en 1986. A la postre, Alex Ferguson y su cuadrilla de purasangres no solo ganaron la Premier League, sino que lo hicieron con nueve puntos de diferencia sobre el subcampeón, el Chelsea; al tiempo que superaban el récord de títulos del gran rival histórico, el Liverpool, para proclamarse campeones de Inglaterra por 19ª vez.

Hubo tres factores que se revelaron esenciales para dicha conquista: la excepcional cosecha casera del Manchester United (55 puntos de 57 posibles en Old Trafford), su capacidad para arrancar puntos cuando los partidos agonizaban, y un elenco de magníficos actores individuales.

Nani pasó por fin de ser un jugador espectacular de rendimiento irregular a compartir la condición de futbolista más productivo de la liga inglesa (el portugués de 24 años aportó 9 tantos y 18 pases de gol para un total combinado de 27); Van der Sar, a sus 40 años y en su campaña de despedida, se destapó para muchos con su mejor temporada desde que recaló en el club en 2005; Nemanja Vidic fue un muro infranqueable en el eje de la zaga; Scholes y Giggs tuvieron una influencia significativa en el primer y último tercio del curso, respectivamente; Berbatov acabó la liga como máximo goleador ex aequo, con 20 dianas; Rooney se reconvirtió de máquina de hacer goles a fabuloso fabricante de ataques; y el “Chicharito” Hernández marcó 10 tantos en sus 921 últimos minutos sobre el césped.

“¡Vaya temporada! No creo que haya habido ninguna más espectacular que esta…”, comentó Ferguson a los aficionados tras la remontada del domingo ante el Blackpool (4-2). “Con todos estos goles en los últimos minutos, ¡no sé cómo no os da un infarto! ¡Al final van a tener que sacarme de aquí en camilla! Esos goles en los últimos minutos encarnan el espíritu del Manchester United”.

“Este título es especialmente importante, porque significa que hemos ganado la liga más veces que ningún otro club del país. Es un hecho histórico y grandioso para la tradición de este equipo. Hoy, todos estamos compartiendo un momento muy especial”, concluyó el técnico escocés.

Contendiente de peso
También hay que darle su mérito al Chelsea, por haber convertido el campeonato en una vibrante carrera. El conjunto de Carlo Ancelotti partió explosivamente de los tacos de salida, antes de sufrir un alarmante bajón a partir de noviembre que llegó a descolgarle hasta el 5º puesto, a 15 puntos de la cabeza. Sin embargo, los Blues reaccionaron con bravura, sumando 25 puntos de 27 posibles. De esa forma, una victoria en Old Trafford habría hecho que el cuadro londinense afrontase la penúltima jornada por delante de los Red Devils, por diferencia de goles. Pero Hernández solo tardó 36 segundos en encarrilar un cómodo triunfo por 2-1 para el Manchester, que sentenció de hecho la liga.

Al final, el Chelsea apenas aventajó al Manchester City por la diferencia de goles para quedar segundo y, ante la consiguiente decepción, decidió destituir a Ancelotti. Por su parte, el equipo de Roberto Mancini, donde han sobresalido el defensa central Vincent Kompany y el dinámico centrocampista Yaya Touré, y donde Carlos Tévez ha hecho saltar chispas, debe de estar radiante con una temporada en la que ha ganado la Copa de Inglaterra y, por primera vez, se ha clasificado directamente para la Liga de Campeones de la UEFA.

El Arsenal, en cambio, deberá afrontar las rondas preliminares de la máxima competición europea de clubes, después de sufrir un hundimiento tan espectacular como inesperado. El 27 de febrero, los hombres de Arsene Wenger afrontaron la final de la Copa de la Liga contra el Birmingham City situados a un solo punto del líder de la liga, el Manchester United, y con Samir Nasri y el joven de 19 años Jack Wilshere causando sensación. Sin embargo, tras sufrir una sorprendente derrota en Wembley, los Cañoneros solamente ganaron 2 de sus últimos 11 encuentros en la Premier League, desplomándose hasta la cuarta posición final.

El Tottenham Hotspur, liderado por Luka Modric, Rafael van der Vaart y, sobre todo, Gareth Bale (el mejor jugador de la temporada para sus compañeros de profesión), quedó quinto y obtuvo una plaza en la Liga Europa de la UEFA por delante del Liverpool. Los Reds se quedan fuera de Europa por primera vez en 11 años, pero les queda el consuelo de su encomiable resurgir después de que Kenny Dalglish regresara a su banquillo el pasado enero.

Desenlaces indeseados
En la otra punta de la tabla, curiosamente, el West Ham United fue el primer equipo que se vio abocado al descenso, pese a contar en sus filas con Scott Parker, mejor futbolista del año para la prensa especializada británica. Mientras tanto, Wolverhampton Wanderers, Wigan Athletic y Blackburn Rovers se salvaron de la quema en una última jornada de infarto, en la que el Birmingham City no pudo escapar finalmente del pozo, al tiempo que la apasionante aventura del Blackpool en la Premier League concluía valientemente en Old Trafford.

En ese mismo “Teatro de los Sueños”, mientras los Mandarinas acababan desolados, el Manchester United lo celebraba a lo grande: ahora son ellos, y solo ellos, los que ostentan el récord de títulos de la liga inglesa.

Máximos goleadores
20 - Dimitar Berbatov (Manchester United)
20 - Carlos Tevez ( Manchester City)
18 - Robin van Persie (Arsenal)
17 - Darren Bent (Sunderland/Aston Villa)
15 - Peter Odemwingie (West Bromwich Albion)

Máximos asistidores
18 - Nani (Manchester United)
15 - Didier Drogba (Chelsea)
14 - Cesc Fabregas (Arsenal)
11 - Andriy Arshavin (Arsenal)
11 - Leighton Baines (Everton)
11 - Chris Brunt (West Bromwich Albion)
11 - Wayne Rooney (Manchester United)
11 - Ashley Young (Aston Villa)

Jugador del Año PFA
Gareth Bale (Tottenham Hotspur)

Jugador del Año FWA
Scott Parker (West Ham United)

Jugador Joven del Año PFA
Jack Wilshere (Arsenal)

Equipo PFA del Año
Edwin van der Sar (Manchester United); Bacary Sagna (Arsenal), Nemanja Vidic (Manchester United), Vincent Kompany (Manchester City); Ashley Cole (Chelsea); Nani (Manchester United), Jack Wilshere (Arsenal), Samir Nasri (Arsenal), Gareth Bale (Tottenham Hotspur); Carlos Tevez (Manchester City), Dimitar Berbatov (Manchester United).