Los 900 de Wenger en 9 partidazos
© Getty Images

Hoy sábado 5 de mayo, contra el Norwich, Arsene Wenger celebra un momento grandioso en su carrera con el Arsenal al alcanzar la barrera de los 900 encuentros en el banquillo de los Gunners. Para conmemorar esa hazaña del técnico francés, FIFA.com recuerda 9 partidos que te ayudarán a delimitar mejor su espléndido legado al club londinense.

Arsenal 4-0 Everton – Highbury, 3 de mayo de 1998
Tras quedarse fuera por los pelos de la Liga de Campeones de la UEFA en su temporada del debut, la primera campaña completa de Wenger en el Arsenal concluyó de forma espectacular. Los Cañoneros alcanzaron su plenitud durante la segunda vuelta del curso 1997/98. Así, en los 14 encuentros que mediaron entre el 30 de enero y el día que se adjudicaron la liga, sólo recibieron 2 goles en contra, hasta remontar los 12 puntos de ventaja que llegó a sacarle el Manchester United. El tanto con el que el capitán Tony Adams selló el 4-0 ante el Everton sentenció el primer título liguero para el Arsenal en 7 años, provocando el delirio en los aficionados locales.

Arsenal 2-0 Newcastle United – Wembley, 16 de mayo de 1998
Tras haber necesitado de tres partidos de desempate y dos triunfos en la tanda de penales, el Arsenal no logró reproducir su gran momento de forma liguero de camino a la final de la Copa de Inglaterra. Sin embargo, con la conquista de la Premier League aún reciente, el equipo de Wenger viajó a Wembley con la moral por las nubes. Los goles de Marc Overmars y de un Nicolas Anelka con 19 años dieron la victoria al Arsenal, y lo convirtieron en apenas el segundo conjunto que lograba el doblete dos veces.

Manchester United 0-1 Arsenal – Old Trafford, 8 de mayo de 2002
Cantar el alirón en el feudo de tu rival por el título liguero es un gustazo, pero el hecho de haberlo logrado poniendo fin a tres años de frustraciones (tras un periodo hegemónico del Manchester United) hizo la victoria más dulce si cabe. En un reñido duelo correspondiente a la penúltima jornada, sólo tres días después de su triunfo sobre el Chelsea en la Copa de Inglaterra, Sylvain Wiltord anotó el tanto decisivo para el Arsenal. Gracias a esa victoria, Wenger se convirtió en apenas el segundo entrenador que se adjudicaba dos dobletes Copa-liga en el fútbol inglés.

Inter de Milán 1-5 Arsenal – San Siro, 25 de noviembre de 2003
Tras haber sumado un solo punto en sus tres primeros encuentros de la fase de grupos de la Liga de Campeones de la UEFA 2003/04, las esperanzas del Arsenal de pasar a octavos de final pendían de un hilo. Es más, a la vista del contundente triunfo por 0-3 del Inter en Highbury, las opciones de los Gunners en tierras italianas se antojaban muy escasas. Entonces entró en escena Thierry Henry. El punta francés metió dos goles (el segundo, con una sensacional jugada individual) y dio otros dos, en una actuación que revitalizó las ilusiones europeas del conjunto de Wenger.

Tottenham Hotspur 2-2 Arsenal – White Hart Lane, 25 de abril de 2004
De manera similar a dos años antes, el Arsenal aprovechó la ocasión de ganar la Premier League en la visita a uno de sus principales rivales. El empate le bastaba frente al Tottenham Hotspur, pero los Gunners se adelantaron enseguida, a los 3 minutos de juego, en una rápida combinación entre su carismático trío compuesto por Henry, Dennis Bergkamp y el capitán Patrick Vieira, antes de que Robert Pires duplicase la renta. Aunque una reacción local en el segundo periodo evitó su victoria, los Cañoneros pudieron disfrutar de la gloria liguera.

Arsenal 2-1 Leicester City – Highbury, 15 de mayo de 2004 
Con la liga ya en el bolsillo, el Arsenal afrontó con la mayor concentración la última jornada de la temporada 2003/04 gracias a un importante estímulo: el de poder acabar invicto el curso. Dado que el Leicester City ya estaba descendido, la mayoría pensaba que inscribir su nombre en la historia sería un mero trámite para el Arsenal; pero el gol de Paul Dickov en la primera parte puso los nervios de punta a los hinchas locales. Tras el descanso, Ashley Cole fue derribado torpemente dentro del área, lo que permitió a Henry reavivar las esperanzas de rematar esa temporada récord a lo grande. Y el broche de oro lo puso Vieira, tras recibir un pase al hueco de Bergkamp, regatear al portero y marcar a puerta vacía.

Real Madrid 0-1 Arsenal – Santiago Bernabéu, 21 de febrero de 2006
Poca gente daba un euro por el Arsenal cuando acudió al Bernabéu para afrontar la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones de la UEFA 2005/06 frente al Real Madrid. El cuadro londinense viajaba con una defensa improvisada para medirse a los todopoderosos Galácticos madridistas, que nunca habían perdido en casa ante un equipo inglés. Sin embargo, el conjunto de Wenger hizo gala de solidez y controló el encuentro, antes de apuntarse la victoria con uno de los golazos más antológicos de Henry. Tras recibir el esférico al borde del círculo central, el francés se deshizo de cuatro contrarios merengues con una exhibición de fuerza y potencia antes de batir a Iker Casillas con un zurdazo raso y cruzado.

Villarreal 0-0 Arsenal – El Madrigal, 25 de abril de 2006
Tras haber dejado en la cuneta al Madrid y al Juventus, el Arsenal afrontaba las semifinales de aquella Liga de Campeones ante un histórico y crecido Villarreal, que se presentaba como un hueso duro de roer en su feudo tras haber caído por la mínima en Highbury (1-0). El Submarino Amarillo bombardeó la portería visitante en busca de igualar la eliminatoria, hasta que Gael Clichy cometió una pena máxima a dos minutos escasos del final. Sin embargo, el lanzamiento de Juan Román Riquelme lo detuvo espectacularmente Jens Lehmann, dando al Arsenal y a Wenger el pase a su primera final en la máxima competición continental.

Arsenal 5-2 Tottenham Hotspur – The Emirates, 26 de febrero de 2012
Por lo abultado del marcador y por lo inesperado del mismo, esta victoria en el derbi del norte de Londres de la presente campaña está considerada por muchos como el mejor encuentro del Arsenal en su nuevo estadio Emirates, superando incluso al triunfo por 2-1 ante el Barcelona del año pasado. El 0-2 que campeaba en el marcador en el minuto 34 hacía temer lo peor para unos Gunners a los que el Tottenham sacaba 10 puntos en la tabla, pero una remontada apoteósica dejó sin habla hasta al más optimista de sus seguidores, con 5 goles en apenas 30 minutos.