Rafa Benítez, nuevo entrenador del Chelsea
© AFP

El español Rafael Benítez fue designado como nuevo entrenador del Chelsea hasta el final de la actual temporada, confirmó el club de fútbol inglés en su página web, en el mismo día en el que se anunció el despido del italiano Roberto Di Matteo.

Éste último fue quien condujo al club al título europeo en mayo, pero los últimos malos resultados y especialmente la derrota del martes por 3-0 ante la Juventus, que deja a los Blues casi eliminados en la actual Liga de Campeones, le pasó finalmente factura y obligó a buscar un sustituto.

"El Chelsea Football Club puede confirmar que Rafael Benítez fue elegido como entrenador del primer equipo hasta el final de la temporada", señaló el equipo londinense en su página web.

"El propietario (Roman Abramovich) y su consejo creen que con Benítez tenemos un entrenador con una experiencia importante en el fútbol del más alto nivel y que puede ayudarnos a conseguir nuestros objetivos", añadió.

El técnico español, de 52 años, ex del Valencia, Liverpool e Inter de Milán, verá ya a sus nuevos jugadores el jueves en las instalaciones de entrenamiento del club en Cobham, en el sur de Londres.

Gran objetivo
Su primer gran objetivo será evitar la eliminación del Chelsea en la 'Champions' (aunque no depende de sí mismo) y en diciembre tendrá también que afrontar la Copa Mundial de Clubes de la FIFA en Japón, una competición que Benítez conoce bien, ya que la ganó en 2010 en Abu Dabi con el Inter de Milán, pocos días antes de su marcha de los 'nerazzuri'.

Benítez, dos veces elegido entrenador del año por la Unión Europea de Fútbol (UEFA), tiene en su palmarés dos títulos de la Liga española y otro de la Copa de la UEFA (actual Europa League) con el Valencia, mientras que con el Liverpool, donde estuvo seis años, levantó una Copa de Inglaterra y, sobre todo, la quinta Copa de Europa del histórico club de Anfield, su mayor éxito hasta el momento.

Su última experiencia había sido muy negativa, en el Inter de Milán durante los primeros meses de la temporada de 2010, pero los resultados no acompañaron y además entró en conflicto con la dirección del club. En diciembre de ese año, pese a ganar el Mundial de Clubes, acabó abandonando la entidad lombarda.

Desde entonces su nombre había sonado como posible nuevo entrenador de varios grandes de Europa, pero no se había materializado ningún interés hasta este fichaje precipitado por el Chelsea.

El hecho de que el contrato sea sólo hasta junio intensifica los rumores sobre los auténticos planes del Chelsea, que según la prensa inglesa estaría interesado especialmente en Josep Guardiola, que dirigió los éxitos de los últimos años del Barcelona y que actualmente disfruta de un año sabático.