Nenê, solista pero artista
© AFP

"Les he explicado a todos los jugadores que la técnica es importante si se pone al servicio del equipo. Nenê posee una técnica formidable. Ha jugado para el equipo y ha hecho un partido fantástico", declaraba entusiasmado Carlo Ancelotti en enero tras una demostración de fuerza del París Saint-Germain y de su máximo goleador (13 tantos) frente al Toulouse (3-1). La fórmula del técnico italiano es sensata, ha creado escuela y puede permitir al PSG alzarse con el título de liga francés este año. Salvo que la ecuación tiene una incógnita: Nenê.

Capaz de dejarse la piel por el equipo y de multiplicar sus asistencias de gol (5 esta temporada), el dorsal número 10 también puede dividir a todo un vestuario con su comportamiento. El volante brasileño se enfadó por no ser alineado contra el Nancy el sábado, y se mantuvo enfurruñado en el banquillo los 90 minutos del partido que su club perdió por 2-1. Luego tuvo que disculparse públicamente por su actitud: "Yo quería ayudar a ganar el partido. Reaccioné mal ante mis compañeros, no les quise hablar y no me moví de mi sitio. Eso no estuvo bien", confesó después el más utilizado de los jugadores parisinos después del guardameta Salvatore Sirigu.

Pero Nenê es reincidente. El año pasado también se disgustó al ser designado reserva en el encuentro contra el Rennes. Y, entristecido, así se lo hizo saber a Antoine Kombouaré, el entrenador a la sazón, con quien las relaciones eran ya complicadas. ¿Es egoísta Nenê? "Yo no creo que sea individualista. Consulte las estadísticas. Indican que soy el que más centros ha realizado en la Ligue 1", rebate nuestro interlocutor ante el micrófono de FIFA.com. La realidad es más compleja: Anderson Luis de Carvalho —su verdadero nombre— es un artista.

El París de Brasil
El oriundo de Jundiai encaja perfectamente en la línea de futbolistas brasileños que a lo largo de los años han venido marcando el rumbo del club de la capital: Raí, Valdo, Leonardo, Ronaldinho… "No sé si se me debe considerar como un artista. Eso es mucho decir. De lo que sí estoy seguro es de que soy una persona que da lo mejor de sí mismo para hacer bien su trabajo", aclara Nenê. "Siempre ha habido una gran figura brasileña en el PSG. Y andando el tiempo, se ha creado un vínculo muy fuerte entre el club y los brasileños. Yo espero perpetuar esa gran tradición".

Por lo demás, no es el único. Bajo los auspicios de Leonardo, director deportivo de la entidad, son cinco los auriverdes que intentan reconciliar al club de la capital francesa con el juego fluido y espectacular que constituía su marca de fábrica en los años 90: Nenê, Ceará, Alex, Maxwell y Thiago Motta. "Aún tenemos que mejorar. Es verdad que el entrenador quiere un equipo que juegue el balón y tenga el control del partido. Nosotros tratamos por todos los medios de aprovechar las cualidades de cada cual para hacer ese jogo bonito", apunta nuestro entrevistado.

Si Carlo Ancelotti "aporta su experiencia, su inteligencia, su visión del fútbol y una cierta manera de trabajar", según las palabras del propio Nenê, el técnico italiano pena todavía por encontrar el esquema de juego ideal para instalar perdurablemente al club capitalino en la cima del campeonato nacional. "Nos hace falta más confianza, más disciplina. Tenemos que hacer un fútbol más simple. La disciplina es lo más importante y a nosotros nos falta", analizaba recientemente Carletto, en referencia clara a su trío de solistas en el centro del campo —Nenê, Javier Pastore, Jeremy Menez— demasiado proclive a las hazañas personales.

Un clásico para volver a empezar
Sea como fuere, la voluntad no falta. "Toda mi vida gira en torno al fútbol. Por eso yo trato a cada instante de dar lo mejor de mí mismo, porque cuando no hago las cosas como es debido, me siento muy mal", asegura Nenê, que probablemente se reintegrará al once inicial el domingo contra el Marsella, para disputar el duelo más esperado del año en Francia.

"El clásico es un encuentro muy especial. Es verdaderamente el partido del año para todos los seguidores. Sin embargo, no deja de ser un encuentro con tres puntos en juego, como todos los demás. La diferencia es que habrá mucho más ambiente", anuncia el brasileño. "Puesto que somos los anfitriones, vamos a hacer todo lo posible por ganar y por exhibir nuestra mejor versión, sobre todo teniendo en cuenta el resultado en la ida".

El París Saint-Germain perdió 3-0 en el estadio Vélodrome. Y como los parisinos, segundos en la clasificación, llevan cuatro partidos sin degustar la victoria incluidas todas las competiciones, la consigna es muy simple según Nenê: hay que ganar, jugar bien y poner los contadores a cero.