Sorpresivo empate del PSG
© AFP

El París Saint Germain, líder de la liga francesa, empató en casa (0-0) ante el modesto Ajaccio (16º) en el partido que supuso el estreno en el campeonato del brasileño Lucas Moura, el último fichaje del equipo parisino en su deseo de convertirse en uno de los grandes de Europa.

La afición del Parque de los Príncipes aclamó al jugador brasileño al ser presentado y después en las pocas ocasiones en las que tuvo de demostrar su calidad.

Un prometedor estreno para un joven jugador, apenas 20 años, que jugaba por primera vez en Europa. A los 80 minutos, el jugador tuvo que retirarse por problemas musculares, propios de alguien que no disputaba un partido de alta competición desde mediados de diciembre.

"Lucas ha estado bien, ha hecho buenas cosas y es muy rápido", destacó su entrenador, Carlo Ancelotti, al finalizar el encuentro.

En lo que respecta al juego del PSG, el partido fue malo por parte de los hombres de Carlo Ancelotti, impropio de un equipo que quiere hacerse un hueco entre los grandes del fútbol europeo.

El PSG dominó todo el partido, ante un rival modesto y sin mucho fútbol, pero sin crear grandes ocasiones de gol. "Han faltado sobre todo los goles. En la primera parte no hemos jugado con mucha intensidad, pero hemos jugado todo el tiempo en campo adverso", valoró el técnico parisino.

Ancelotti puso de entrada a los cinco brasileños que tiene en la plantilla, con un rendimiento desigual: Lucas y Thiago Silva abandonaron el terreno de juego lesionados, el lateral Maxwell fue uno de los más destacados por la banda izquierda, Alex Costa tuvo una buena ocasión para marcar y el centrocampista italobrasileño Thiago Motta fue expulsado poco antes del descanso por una dura entrada al tobillo sobre un contrario.

Partido complicado
Esa expulsión acabó de complicar el partido para los parisinos, que se vieron hipotecados en sus opciones de triunfo por el discreto partido realizado por sus dos delanteros estrella: el sueco Zlatan Ibrahimovic y el argentino Ezequiel Lavezzi.

"El trabajo de los delanteros no era sencillo. Había muchos defensas y pocos espacios", aseguró Ancelotti, refiriéndose a la táctica ultradefensiva puesta en práctica por el Ajaccio.

"Es raro, pero así el fútbol. Nos ha faltado precisión y el portero ha hecho algunas buenas paradas. Eso hace un 0-0", comentó Ancelotti.

Mal estuvo, en su línea de esta temporada, el argentino Javier Pastore, que fue reemplazado por Ancelotti en el descanso.

Pese a jugar con 10 hombres, las mejores ocasiones del PSG llegaron en la segunda parte, pero el arquero mexicano del Ajaccio Guillermo Ochoa realizó dos buenas intervenciones a remates de Alex (60) e Ibra (69).

Con el punto obtenido, el PSG se coloca como líder en solitario del campeonato francés, con 39 puntos, pero podría verse superado al finalizar la jornada por el Lyon y por el Marsella, ambos con 38 puntos.

En el otro partido adelantado al viernes, el Saint Etienne (10º) y el Toulouse (11º) empataron a dos goles.