Vogel se encuentra con su pasado
© AFP

De repente todo ha empezado a ir muy deprisa para Heiko Vogel. En las últimas semanas, la carrera del técnico alemán ha dado un salto espectacular desde su posición como entrenador adjunto a la de primer entrenador del FC Basilea, equipo al que ha conducido hasta octavos de final de la Liga de Campeones de la UEFA. Cuando el estratega principiante de 36 años se enfrente el miércoles con su modesto equipo al Bayern de Múnich, se reencontrará con un pedazo de su pasado.

Porque Vogel trabajó durante nueve años como preparador de juveniles en el Bayern de la capital bávara. "No estoy tenso en absoluto, sino concentrado y con muchas ganas de jugar ese partido", revela Vogel a FIFA.com antes del gran duelo. Conoce al conjunto muniqués como la palma de su mano. Después de todo, fue él quien moldeó a jugadores como Philipp Lahm y Thomas Müller. "Voy a ver muchas caras conocidas en esos dos encuentros. Y por supuesto que es una alegría comprobar lo lejos que han llegado aquellos jugadores".

Respeto mutuo
Sus antiguos pupilos, que desde hace tiempo lucen como estrellas internacionales en el Bayern y en la selección alemana, aprecian mucho a su ex entrenador. Elogian su afabilidad y su calidad humana, y le profesan un gran respeto por sus logros hasta la fecha. "Es un tipo formidable, con el que te puedes divertir de verdad", recordaba Lahm en una entrevista para el canal de televisión ZDF.

Ahora bien, un partido de octavos de final de la Liga de Campeones de la UEFA no es el lugar idóneo para intercambiar regalos ni lindezas. "Me alegro de que haya asumido un puesto tan importante y que haya despachado al Manchester United, pero nosotros queremos dejar claro naturalmente que ya se han acabado las bromas", señaló Müller a la ZDF.

Vogel, licenciado en Ciencias del Deporte, va a medirse en la élite del fútbol de clubes con sus antiguos alumnos. Eso sí, bien pertrechado de profundos conocimientos sobre los entresijos de su rival. "Aquí no se trata de Heiko Vogel sino de un partido de octavos de final de la Liga de Campeones de la UEFA entre el FC Basilea 1893 y el FC Bayern de Múnich. El significado personal que el encuentro pueda tener para mí no juega ningún papel", aclara el míster a FIFA.com.

En Basilea sólo pensaban en él como en una solución provisional para cubrir la marcha del técnico Thorsten Fink al Hamburgo alemán. No se daban cuenta de que les había tocado la lotería con el meticuloso Vogel, todo un artista del diseño ofensivo. Tanto es así que, en la liga de Suiza, los azulgrana ocupan la primera posición; en la máxima competición europea de clubes, se han colado en octavos; y en la Copa nacional ya están en cuartos de final. En consecuencia, Vogel, que en sus tiempos de jugador nunca pudo subir más allá de la liga regional pero ejerce de entrenador desde los 22 años, ha pasado a ser una apuesta a largo plazo.

David contra Goliat
Entretanto, en Múnich todo el mundo sueña con que su equipo celebre la final de la Liga de Campeones en su propio estadio. Nadie cree que el modesto Basilea sea capaz de impedir a la constelación de estrellas de la capital bávara alcanzar esa cumbre. Pero cuidado: Vogel y su tropa fueron el conjunto revelación de la primera ronda, al apear del campeonato a uno de los aspirantes al título, el Manchester United, finalista en 2011.

En ese cruce, los suizos dejaron clara constancia de que pueden ser un rival harto incómodo. "Es el clásico partido de David contra Goliat, al igual que lo fue nuestro encuentro contra el Manchester United. La mayor parte de las veces gana Goliat, pero no siempre, como hemos demostrado", advierte Vogel.

El supertalento de 21 años Xerdhan Shaqiri podría ser un factor decisivo que incline la balanza a favor del equipo helvético. El aún jugador del Basilea ya ha firmado un contrato con el club muniqués para jugar en sus filas la próxima temporada. Vogel no cree que ese hecho afecte negativamente el rendimiento de la nueva joya suiza en su choque contra sus futuros compañeros. "Una de las grandes virtudes de Shaqiri es su tranquilidad. Así que yo no me tengo que preocupar por quitarle presión de encima. Pero por supuesto que hablaría con él de ese tema si viniera a consultármelo".

Qué curioso que sean justamente un antiguo y un futuro miembros del Bayern quienes más peligro lleven de hacerle un borrón en las cuentas al campeón histórico de Alemania...