Dos partidos importantes
© AFP

El líder del torneo alemán, el Bayern Múnich, visita el miércoles al Friburgo -un equipo que llega crecido tras la goleada por 3-0 ante el Stuttgart-, mientras que su más inmediato perseguidor y vigente campeón, el Borussia Dortmund, recibe mañana al Fortuna Düsseldorf.

La distancia entre los dos equipos es de momento cómoda para el Bayern, nueve puntos. Los duelos de mitad de semana de los dos equipos son vistos por muchos como una especie de aperitivo para el primer enfrentamiento directo de los dos el sábado que viene.

Si el Dortmund, mañana, y el Bayern, el miércoles, responden a su favoritismo, entonces el duelo del sábado puede o bien dejar prácticamente sentenciada la Bundesliga con menos de la mitad de las jornadas jugadas -si gana el Bayern- o, si gana el Dortmund, dejarla otra vez completamente abierta.

Los deberes, primero
Primero, sin embargo, los dos equipos tienen que hacer sus deberes en la semana y sin duda un resbalón del Bayern aumentaría aún más el atractivo del partido del sábado.

No obstante, esto último es algo que pocos se atreven a pronosticar por la gran estabilidad que vienen mostrando los bávaros que vienen de apabullar por 5-0 a un Hannover 96 que, eso sí, tuvo poco tiempo de regeneración al tener que jugar el sábado tras haber jugado el jueves anterior en la Liga Europa.

El Schalke, tercer clasificado con un punto menos que el Dortmund, visitará mañana al Hamburgo, que tendrá que prescindir del holandés Rafael Van der Vaart debido a una lesión muscular.

El Eintracht Frankfurt jugará también mañana en casa, contra su vecino Maguncia 05. El Eintracht es cuarto, empatado en puntos con el Schalke y con el Bayer Leverkusen, que es quinto y que visitará el miércoles al Werder Bremen.