Bayern-Schalke, plato fuerte
© AFP

El duelo entre el líder Bayern Múnich y el Schalke 04, que afronta una crisis por los malos resultados tras la pausa invernal, es el partido clave de la 21ª jornada de la Bundesliga, mientras que el Borussia Dortmund, segundo clasificado, recibirá también el sábado al Hamburgo.

El Bayern ha seguido siendo el equipo intratable que fue en la primera ronda. En ocasiones no hay brillo, pero el oficio y la pegada le bastan para liquidar sus compromisos.

Además, en los tres partidos disputados tras el parón invernal, invernal, el meta Manuel Neuer ha logrado mantener su portería imbatida. El Bayer cuenta con un balance de 51 goles a favor y 7 contra, una estadística que refleja cómo ha venido dominando el torneo.

Sobre el papel, el Schalke era uno de los llamados a meterse en una posible lucha por el título. Sin embargo, tras un buen comienzo de temporada, el equipo cayó en un bajón que trajo consigo la destitución del entrenador Jupp Stevens y su relevo por Jens Keller sin que esto mejorase sustancialmente las cosas.

El propio Keller está ahora bajó presión después de que en la última jornada el Schalke perdiera su partido ante el colista Greuther Fuerth.

El Schalke es ahora sexto, a 22 puntos del Bayern, a siete de las casillas de la Liga de Campeones y con peligro de no quedar ni siquiera entre los clasificados para la Liga Europa.

Mientras, el Dortmund ha ganado todos sus partidos tras la pausa de invierno aunque en el último, ante el Bayer Leverkusen, pasó dificultades en una segunda parte en la que el equipo de las aspirinas hizo un excelente juego.

El sábado se enfrenta con el Hamburgo, un equipo cuyo objetivo son los puestos que dan acceso a las competiciones europeas pero que, hasta ahora, no ha podido alcanzar.