La Juve, líder en solitario
© AFP

El Lazio venció 3-2 al alicaído Milan, este sábado en uno de los partidos adelantados de la octava jornada de la Serie A del fútbol italiano, y sigue tercero, pero a un solo punto del Nápoles, mientras que el futuro del entrenador rossonero, Massimiliano Allegri, se complica. Se trata de la cuarta derrota de los milaneses en ocho partidos.

En el estadio Olímpico capitalino, el Lazio necesitó menos de 50 minutos para ponerse 3-0 arriba. El brasileño Hernanes abrió el marcador (25), Antonio Candreva anotó el segundo (41), y el tercero el alemán Miroslav Klose (49).

Para el Milan descontaron el holandés Nigel de Jong (61), y el jugador italiano de origen egipcio Stephan El Shaarawy (79).

Los dos primeros goles fueron muy bonitos. El de Hernanes fue una volea muy sutil y el de Candreva un disparo muy bien cruzado. Después Klose mostró su olfato goleador para anotar el tercero.

Pasada la hora de juego, De Jong descontó tras un tiro libre de su compatriota Urby Emanuelson (61), y el joven El Shaarawy se distinguió con el suyo, con un gran quiebro de cintura para sacarse de encima a su marcador.

Pero, el "Pequeño Faraón" fue una vez más la única luz en un equipo que padece en las sombras. El Lazio tembló al final, pero logró un triunfo de rango y está en la lucha por el título.

Más temprano, en un partido que parecía condenado al empate a cero entre líder y escolta, la Juve se impuso 2-0 al Nápoles. Anotó de cabeza el uruguayo Martín Cáceres (80) e inmediatamente después hizo el segundo el francés Paul Pogba (82). Tras este resultado, los bianconeri lideran ahora en solitario.

Juve, líder en solitario
La Vecchia Signora tiene 22 puntos en su haber y su derrotado tres menos, mientras que el Lazio cuenta con 18 y el Milan está 11º con apenas siete unidades.

El internacional celeste, apenas ingresado al campo de juego en los minutos finales, cabeceó a las redes visitantes un balón levantado en un córner desde la derecha. Apenas dos minutos más tarde, cuando los napolitanos buscaban reaccionar, el centrocampista francés se encontró con un balón de rebote al borde del área mayor y liquidó el encuentro al lograr el 2-0 con un disparo envenenado de volea.

"Era un partido muy difícil entre los dos primeros. Nuestra fuerza es que los jugadores que vienen del banco pueden siempre cambiar el curso del partido. Pero esta victoria no cambia nada (de cara al 'Scudetto'), faltan aún 30 partidos", destacó el charrúa.

El entrenador de los napolitanos, Walter Mazzarri, por su parte, reconoció que "en el primer gol se perdió la marca de Cávres". Añadiendo, "estoy decepcionado por el resultado, pero contento por los jugadores, porque si seguimos jugando así, perderemos pocas veces".

Este domingo, el Inter (4º) recibe al Catania (7º) en el estadio de San Siro de Mián, en el encuentro más destacado.