Juan Jesús ya habla italiano
© Getty Images

Después de un periodo prolífico en títulos entre 2004 y 2011 y de un 2012 más bien parco en triunfos, el Inter de Milán ha decidido recargarse las pilas. En la reciente reconfiguración de su plantilla, ídolos como el guardameta Julio César, el central Lucio y el lateral derecho Maicon dejaron el club. Pero eso no quiere decir que su hinchada no cuente con otros brasileños para proteger su portería.

Tras la salida de esos jugadores que le sirvieron como referencia en su ciclo de adaptación al nuevo país y a la nueva cultura, el joven Juan Gilherme Nunes Jesus, o simplemente Juan Jesús, aspira a dar continuidad al trabajo de sus laureados compatriotas procurando ayudar al Inter a retomar la costumbre de las conquistas.

"Todos aquí les están muy agradecidos por lo que hicieron, pero desgraciadamente se han marchado. Me quedé un poco triste por no poder seguir jugando con ellos, pero a veces hay que cambiar de aires y buscar nuevos caminos", señala el zaguero de 21 años a FIFA.com. "En cualquier caso, ellos se portaron muy bien conmigo en mis comienzos aquí, y por eso pude integrarme enseguida. Ya estoy jugando a gusto, cada día mejor, y recibiendo mucho cariño".

Sangre nueva
Para un club, siempre es complicado coordinar la transición de un elenco después de cosechar tantos campeonatos. Hay que compaginar el reconocimiento a los héroes de esas hazañas con la necesidad de cambio de guardia. "Creo que en todos los equipos se dan estos momentos de cambio por los que atraviesa el Inter, que estaba ganando todo. Esa mudanza requiere la inyección de un poco más de sangre en la plantilla, y por eso llega gente nueva, para aportar trabajo", explica Juan Jesús.

Entre los reclutas de la nueva leva, el defensa brasileño fue uno de los primeros en arribar, junto a Fredy Guarín; ambos aterrizaron en Milán en enero, con la idea de aprovechar ese primer semestre del año para adaptarse. Después vinieron los uruguayos Walter Gargano y Álvaro Pereira, el portero esloveno Samir Handanovic, el argentino Rodrigo Palacio y el veterano Antonio Cassano, entre otros.

Muchos opinan que el Inter que dirige el técnico Andrea Stramaccioni está todavía en construcción. Pero para el conjunto interista eso no quiere decir que no puedan plantar cara a los mejores, como lo demostraron el 3 de noviembre al derrotar por 1-3 al Juventus y acabar con su histórica racha de imbatibilidad. Y encima en Turín. El nuevo grupo, sin embargo, da la impresión de sufrir de vértigo, y tras coronar esos altos cae en los bajos: saldó las dos jornadas siguientes con una derrota y un empate. Es evidente que el nuevo cóctel de futbolistas tiene mucho margen de mejora.

"Esa victoria nos dio confianza para seguir avanzando. Acabar con ese invictor fue estupendo", afirma el zaguero. "Nadie creía en nosotros cuando empezó la liga. Por eso, ganarles tan holgadamente y para colmo en su casa fue muy importante. Sin embargo aún queda mucho camino por delante, sufriremos más derrotas. Estamos ahí arriba, pero la Juve sigue siendo el líder".

El agente 007 al rescate
Desde el punto de vista personal, empero, Juan  ya no tiene que preocuparse más que de lo que ocurre en el campo. En lo que concierne a su vida extradeportiva, haberse mudado a Milán en enero le ha servido como una especie de pretemporada, durante la cual ha podido acostumbrarse al nuevo idioma y familiarizarse con la ciudad.

Sus compañeros más veteranos, paisanos o no, han sido fundamentales en ese proceso. "Todo el vestuario me ayudó, incluso los argentinos. Me habían dicho que los argentinos no hablan con los brasileños, pero en mi caso no ha sido así. (Javier) Zanetti es un capitán de ley. Está siempre conversando. Es muy agradable convivir con gente así", agradece Juan Jesús, que al menos puede charlar en portugués con el lateral Jonathan y con el volante ofensivo Philippe Coutinho.

En cuanto al idioma italiano, Juan encontró dos buenas maneras de aprenderlo. La primera fue practicándolo con su mujer, empeñada en estudiarlo a fondo. La segunda fue simplemente yendo al cine, siguiendo un viejo hábito que adquirió en Porto Alegre. "Al principio iba a ver películas aunque no entendiera nada", nos cuenta. Siempre voy al cine cuando tengo un rato libre. Hay semanas que vamos dos veces. Me gustan todos los géneros: terror, comedia, romance. Me encantó la última de James Bond. Aprendí mucho. Y por otro lado, ahora me manejo bien por toda la ciudad, sin necesidad de recurrir al GPS para orientarme".

Eso sí, a veces tiene que chapurrear en italiano para preguntar por las calles. Ahora puede hacerlo sin mayores contratiempos, porque no suelen reconocerlo, pero eso también está empezando a cambiar. "Aquí me llaman Jesús, porque ése es un nombre más común. Es verdad que mi fama está aumentando. Pero no es como la de Neymar. Todavía puedo dar vueltas por ahí", apunta.

Neymar, sin embargo, no ha vestido nunca la camiseta nerazzurra de Julio César, Lucio y Maicon. Juan Jesús ya la viste con soltura.