La primera vez del Tetuán, con acento español

Nunca se olvida tu primera vez, y en el fútbol puede que menos aún que en otros ámbitos. Si pudiésemos citarnos con los aficionados del Moghreb de Tetuán dentro de 10, 20, 50 o 100 años, seguramente lo comprobaríamos de manera irrefutable. Pero a falta de poder viajar en el tiempo, concentrémonos en el presente: el lunes 28 de mayo de 2012, el conjunto marroquí conquistó la liga nacional por primera vez en su historia.

Los héroes del día, por otra parte, lo tenían muy claro, ya que en el momento de recibir el trofeo, lucían con orgullo una camiseta con la siguiente frase… ¡en español!: “Siempre hay una primera vez”.

Por sí solo, ese logro ya era suficiente para quedarse grabado en la memoria de todos los fieles del club, de los que más de 30.000 habían viajado hasta Rabat (un récord de desplazamiento de hinchas en la historia del fútbol marroquí) para asistir al último encuentro de la temporada. Sin embargo, para que el acontecimiento dejase una huella realmente imborrable, quiso el destino que el equipo tetuaní conquistase ese título histórico al término de un guión lleno de suspense. El Moghreb, que lideraba la Botola marroquí en vísperas de la última jornada, visitaba el campo de su inmediato perseguidor, el FUS Rabat (con sólo un punto menos). O lo que es lo mismo: en juego no había tres simples puntos, sino un puesto en el Olimpo del fútbol nacional para dos equipos que, anteriormente, no sabían lo que era ganar la liga.

De la liga española a la Botola
El FUS gozaba del factor campo, mientras que el MAT acreditaba una racha de cinco victorias consecutivas. Al final, un solitario tanto de Abdelkarim Benhania bastó para hacer felices a los visitantes. “Estoy muy emocionado. Es una victoria merecida. No encuentro palabras para expresar lo que siento, porque no se trata de un simple título nacional, sino que es el del primer campeonato profesional en la historia de Marruecos”, resaltó Aziz El Amri, el entrenador que ha aupado al equipo hasta el trono en la primera edición de una liga que estrenaba estatus profesional esta campaña. “Por otra parte, también es mi primer título. Esperábamos con impaciencia este momento de consagración. Quiero dedicar el título a nuestros aficionados, que nos han apoyado desde el comienzo de la temporada. El equipo ha hecho muchos esfuerzos para conseguir esta hazaña”.

Así, el conjunto rojiblanco puso el broche de oro a una temporada de ensueño, en la que ha acumulado la mayor cosecha de victorias (17), la menor cantidad de derrotas (3), el mejor ataque (41 goles a favor) y la mejor defensa (13 en contra); para celebrar de forma inmejorable el 90º aniversario de la creación del club.

En efecto, el Moghreb Atlético de Tetuán vio la luz en 1922 tras haberse fusionado en 1918 tres equipos de la región (el Hispano Marroquí, el Tetuán C.F. y el Radio), cuando el norte del país todavía estaba bajo protectorado español. Eso explica una curiosidad histórica: el equipo, rebautizado como Club Atlético de Tetuán en 1933, sabe lo que es jugar en… ¡la primera división española!

Preparación de campeón
Fue en la campaña 1951/52 cuando, tras haberse proclamado campeón del Grupo II de Segunda División (correspondiente a la mitad sur de España), el equipo pudo medirse con el Real Madrid, el FC Barcelona y el Athletic de Bilbao, entre otros, llegando a registrar incluso dos victorias abultadas frente al Racing de Santander y el Atlético de Madrid.

Tras producirse la independencia de Marruecos en 1956, el equipo regresó a la liga del país norteafricano, pero, todavía hoy, la cultura española sigue profundamente enraizada en Tetuán y entre los seguidores del club, quienes festejaron su flamante título liguero con gritos de “Campeones, campeones, oé, oé, oé” durante toda la noche por las calles de la ciudad. Es más, el Moghreb luce las mismas camisetas rojiblancas que los Colchoneros, y ambos clubes se asociaron hace pocos años con un acuerdo que, entre otras cosas, ha llevado al Atleti a abrir una escuela de fútbol en Tetuán.

Sin embargo, para celebrar el histórico título conquistado esta temporada, el Moghreb recibirá al gran rival de la capital española, ya que el Real Madrid ha decidido iniciar su preparación estival con un amistoso contra el nuevo campeón marroquí; al que, unas semanas más tarde, debería seguir la visita del FC Barcelona. El MAT, clasificado para la próxima Liga de Campeones africana, no podía soñar una preparación mejor que medirse a esos dos grandísimos campeones: el de España en 2012 y el de Europa en 2011.

El próximo curso, el club debutará en la competición de clubes más prestigiosa de África, y lo hará teniendo muy presente lo que acaba de comprobar: la primera vez nunca se olvida.