Tablas en el vibrante clásico portugués
© AFP

La decimocuarta jornada de Liga en Portugal dejó un empate entre Benfica y Porto (2-2) que nada altera en la cabeza de la tabla, un duelo por momentos vibrante y que monopolizó toda la atención del país esta jornada.

El fin de semana deja buenas noticias al Sporting de Lisboa, que logró su primera victoria fuera de casa de los últimos nueve meses, lo que al mismo tiempo refleja el mal momento que vive el equipo verdiblanco, ya totalmente fuera de la lucha por el campeonato y cuya principal aspiración es clasificarse para Liga Europa.

En el gran clásico, águilas y dragones igualaron a dos en un encuentro marcado por sus primeros 17 minutos, en los que ocurrió todo. Los cuatro tantos llegaron en este período y llevaron el delirio a las pobladas gradas del estadio Da Luz.

El Porto se adelantó por dos veces, primero a través de Mangala, que remachó a la red de cabeza una falta botada por Moutinho, y después a través del colombiano Jackson Martínez, que aprovechó un grave error del portero Artur.

Sin embargo, el Benfica se mostró capaz de remontarle en ambas ocasiones. Al tanto inicial respondió el serbio Matic con una soberbia volea desde la frontal del área que entró por toda la escuadra, y después Gaitán aprovechó un mal rechace de Hélton para dejar el definitivo 2-2 en el marcador.

Precisamente, la conexión de los extremos argentinos del Benfica, Salvio y Gaitán, fue de lo más destacado en el equipo entrenado por Jorge Jesús, que hoy no llevó el peso del partido como acostumbra y creó más peligro con ataques rápidos utilizando la velocidad y el desborde de sus dos extremos.

En el lado contrario, el Porto optó por imprimir un ritmo de juego mucho más lento y notó significativamente la baja del colombiano James Rodríguez, erigido en la estrella del equipo desde la salida de Hulk. Apenas la clase de Moutinho y la calidad de Jackson Martínez sobresalieron en los blanquiazules.

En la segunda mitad, y sin sustituciones en ninguno de los dos equipos, el duelo siguió por los mismos derroteros, sin un dominador claro.

La oportunidad más clara en este período estuvo en las botas de Cardozo, o más bien en los guantes de Hélton, que fue capaz de rozar lo suficiente un disparo del paraguayo cuando le encaraba solo para mandar el balón al palo.

Los leones toman oxígeno
El Sporting de Lisboa, por su parte, sumó su segunda victoria consecutiva, tantas como partidos lleva en el banquillo su nuevo entrenador, Jesualdo Ferreira, en el que supone su primer triunfo fuera de casa de los últimos nueve meses.

El duelo contra el Olhanense se puso de cara para los leones muy pronto, en el minuto tres, cuando el mediapunta de origen marroquí Labyad enganchó un buen disparo desde la frontal aprovechando un pase del español Diego Capel.

Aunque sin demasiados cambios a nivel futbolístico, sí se percibió más intensidad en el juego del Sporting, que atravesaba desde principio de temporada una mala racha de resultados que ya le ha dejado fuera de la competición por el título liguero y eliminado de la Copa de Portugal, la Copa de la Liga y la Liga Europa.

Ya en la segunda mitad, el centrocampista luso Adrien recibió un buen pase de Labyad y su remate terminó en la red, colocando el 0-2 definitivo y dando una alegría a los sufridos aficionados del conjunto verdiblanco.

En el resto de partidos, las dos grandes sorpresas de lo que va de Liga, el Paços de Ferreira y el Rio Ave, siguieron en su línea ascendente y se impusieron al Académica de Coimbra y al Gil Vicente por 1-0 en ambos casos.

La goleada de la jornada se vivió en el duelo de colistas y tuvo como claro vencedor al Vitória de Setúbal, que endosó un doloroso 5-0 al Moreirense, que jugó con dos hombres menos por expulsión durante los últimos 40 minutos de encuentro.

Por su parte, el Sporting de Braga decepcionó al caer derrotado en el estadio del Nacional de Madeira (3-2), mientras que el Vitória de Guimaraes arrancó un empate en el último minuto frente a su afición ante el Marítimo (1-1).