El Galaxy brilla en los compases finales
© Getty Images

Ya se conocen los emparejamientos de las finales de conferencia de la Major League Soccer. El Galaxy de Los Ángeles se medirá al Sounders de Seattle en el Oeste. Y en el Este, el DC United, que derrotó contra todo pronóstico al Red Bull de Nueva York, se verá las caras con el Dynamo de Houston.

 El Earthquakes de San José, con su sensacional artillero Chris Wondolowski, era el equipo a batir tras la temporada regular. Pero como suele suceder en las eliminatorias de la MLS, el rendimiento exhibido en la fase previa no es lo que en última instancia inclina la balanza de un lado o de otro. A menudo son las circunstancias imprevisibles las que más cuentan en el frenético torbellino que es esta fase de la competición. 

Tras una campaña decepcionante en la temporada regular, el vigente campeón, el Galaxy de Los Ángeles, se recuperó magníficamente gracias a una reñida victoria por 2-1 contra el Whitecaps de Vancouver. Lo que propició una semifinal de la Conferencia Oeste netamente californiana, un duelo con el Earthquakes a doble partido que puso los dientes largos a toda la afición del país.  

En la ida, todo pareció desarrollarse según lo previsto, dado que el San José se llevó in extremis el gato al agua (0-1) en el Home Depot Center. El miércoles, con un panorama bastante sombrío y todo en juego en campo contrario, el Galaxy demostró poseer el temple de un campeón. Su triunfo por 1-3 en la vuelta le aseguró una plaza en la final de conferencia, y lo que es más importante, le proporcionó ese empuje especial que el año pasado le hizo conquistar el título de la MLS.

La galaxia del Galaxy
El estelar conjunto angelino dio todo un recital en el choque de vuelta, con una ventaja de 0-3 en el marcador antes del descanso. Su plétora de internacionales deslumbró. Landon Donovan y David Beckham repartieron magistrales pases con el aplomo que les caracteriza, y el irlandés Robbie Keane, todo un depredador del área, vio puerta por partida doble.

El resultado plantea un atractivo duelo con el Sounders de Seattle, liderado por el  internacional estadounidense y genial goleador Eddie Johnson. Después de empatar a 0-0 en su primer encuentro de las semifinales, Mario Martínez marcó la solitaria diana que eliminó al Real Salt Lake, campeón en 2009. La derrota es si cabe más amarga para el conjunto de Utah porque que se produjo en su feudo del estadio Río Tinto, donde raras veces recibe goles en contra y donde casi nunca pierde.

Bruce Arena, el entrenador del Galaxy, no se anduvo con falsas modestias en vísperas de su compromiso con el Sounders, un equipo que toca muy bien el balón. "Hemos sido el mejor club de la MLS desde julio", explicó el ex seleccionador estadounidense. Wondolowski, del San José, quien tiene casi todas las papeletas para ser nombrado Mejor Jugador de 2012 gracias a que logró igualar el récord de goles (27) en la temporada regular, mostró un estado de ánimo completamente distinto. "Desaproveché tres ocasiones claras [contra el Galaxy]", admitió cabizbajo. "He defraudado al equipo".

Los favoritos abatidos en el Este
En el extremo opuesto de los Estados Unidos cayó otro cabeza de serie, el Sporting de Kansas City, que culminó la temporada regular como líder de la Conferencia Este. Y sin embargo, no pudo hacer nada frente al poderío ofensivo del Dynamo de Houston. Los de Texas se impusieron al Fire de Chicago en el fase anterior, antes de eliminar al Sporting por un resultado global de 2-1. El triunfo supone un nuevo récord para los campeones de 2006/2007. Su técnico, Dominic Kinnear, no pudo ocultar su satisfacción. "Cinco finales de conferencia en siete años es algo de lo que podemos sentirnos muy orgullosos", aseveró.

El Dynamo, con el veterano Brian Ching y Brad Davis a la cabeza, se medirá al DC United, que eliminó a uno de los pesos pesados de la costa este, el Red Bull de Nueva York (2-1 resultado global). La serie comenzó con un emocionantísimo empate a 1-1 en la capital del país. La vuelta se aplazó 24 horas debido a la tormenta de nieve que azotó Nueva York. Aun así, el DC United consiguió ganar por la mínima (0-1) ante figuras de la talla de Thierry Henry y Rafa Márquez en un duelo en el que se pasó casi de todo: dos tarjetas rojas, un penal errado y acción a raudales en el Red Bull Arena de la Gran Manzana.

"Nuestra intención hoy era demostrar que merecemos respeto", reveló el joven Nick DeLeon, autor del tanto que otorgó la victoria a los capitalinos en el minuto 88. "Vamos a seguir demostrando a la gente que se equivoca. Para eso estamos aquí".  

Los encuentros de ida de ambas finales de conferencia se disputarán el domingo. El Sounders viajará a Los Ángeles y el Houston recibirá al DC United. Los duelos de vuelta tendrán lugar el 18 de noviembre. Los vencedores de cada serie se enfrentarán a un partido en la final de la Copa de la MLS el 1 de diciembre, para decidir al campeón de 2012 de la Major League Soccer.