Puede que los partidos entre Peñarol y Nacional no tengan las estrellas rutilantes que iluminan el cielo de los duelos entre Real Madrid y Barcelona. También es cierto que la expectativa que alcanza el choque por excelencia del fútbol uruguayo está lejos de compararse con la que pueden despertar los colosos españoles y sus planteles multimillonarios. Pero también lo es, claro está, que Manyas y Bolsos son capaces de igualar o superar al mayor derbi del mundo cuando de pasión y fervor se trata. Rivales irreconciliables en un país netamente futbolero, los dos colosos uruguayos escribirán un nuevo capítulo de uno de los clásicos más antiguos del planeta fútbol. Y a cara de perro, claro.

En Uruguay, suele decirse que existen dos campeonatos paralelos. Uno, el torneo local. Otro, el del partido entre Peñarol y Nacional. La rivalidad se vive así: el vencedor celebrará como un título. El perdedor, morderá el polvo hasta el próximo cruce. Y la tendencia actual es aún mayor. Con la reciente eliminación del seleccionado nacional a manos de Australia en la repesca por un lugar en la Copa Mundial de la FIFA, el máximo clásico del fútbol charrúa ha reavivado las brazas en los corazones celestes. Por lo tanto, se vuelve imposible imaginar un duelo light o a pierna débil en el mítico estadio Centenario.

El encuentro se presume más que caliente, y no sólo por el calor que asota últimamente al continente sudamericano. Peñarol y Nacional se jugarán mucho más que tres puntos. El Bolso tiene la posibilidad de mantener la punta, mientras que el Manya busca bajar a su eterno rival y subirse al tren de la lucha por el campeonato. Esa posibilidad, sumada al honor de siempre, convierte a este encuentro en una parada obligada para todos los amantes del fútbol rioplatense. Por el contrario, entre partidos válidos por el torneo local y copas internacionales, Peñarol aventaja a Nacional por 67 victorias contra 49 -61 igualdades-.

Rivalidad histórica
Desde sus respectivas fundaciones, Peñarol y Nacional se han destacado por su liderazgo, el acaparamiento de hinchas... y su rivalidad. Los Manya surgieron mayoritariamente de las masas inmigrantes que se sumaron a Uruguay con la Guerra Grande, mientras que el Bolso, tal como se desprende de su nombre, respondía a una corriente nacionalista en la que se incluía, para más datos, los colores de la bandera del prócer José Artigas. Desde entonces, la confrontación ha crecido juego a juego, transformándose en el clásico por excelencia del país rioplatense. 

El primer partido entre ambos, en el marco profesional, se disputó el 7 de agosto de 1932 y finalizó con victoria 2-0 de Peñarol. Desde entonces, existen infinidad de mitos, historias y leyendas en torno a estos épicos enfrentamientos. Los aurinegros esgrimen orgullosos que el 1 de noviembre de 1911, en el marco de la Copa de Honor, eliminaron a sus "primos" al imponerse por 7-3. O sacan a relucir el clásico denominado como el "de la Fuga", cuando el 9 de octubre de 1949 Nacional se negó a jugar la segunda parte de un partido en el que caía por 2-0. Los tricolores, por el contrario, hablan del resultado récord de 10-0 registrado el 14 de diciembre de 1941, cuando se coronaron además como campeones invictos y sin puntos perdidos.

Pero historias y bromas al margen, la tendencia marca que en los últimos tiempos fue Nacional el que ha sabido afrontar este tipo de duelos con mayor aplomo: el conjunto que actualmente dirige Martín Lasarte lleva siete clásicos invicto, mientras que Peñarol suma ya dos años sin triunfos oficiales. ¿Un dato más? El Bolso se impuso en el único clásico jugado fuera de Uruguay: victoria 3-1 en el torneo Teresa Herrera disputado este año en España.

Todo por jugar
Como quedó dicho anteriormente, aurinegros y tricolores afrontan un campeonato extra ante cada confrontación. Y en esta oportunidad, con el liderazgo en juego, la tensión es aún mayor. Peñarol atraviesa un mal momento y acumula dos goleadas consecutivas en su contra: 2-7 ante Danubio y 0-3 frente a Plaza Colonia. Nacional, por el contrario, marcha puntero junto a Rocha FC tras igualar sin goles contra Liverpool.

Y como si todo eso fuera poco, el flamante Presidente reelecto de Peñarol, José Pedro Damiani, ya ha indicado que a fin de año empezará un nuevo ciclo en el que continuarán apenas cuatro o cinco futbolistas del actual plantel. No obstante, el equipo de Fernando Morena, segundo goleador de su equipo en la historia del clásico, se mantienen a sólo cuatro unidades de su eterno rival, por lo que una victoria en este partido tan especial abriría un panorama de infarto para las fechas decisivas del torneo. Para lograrlo, el estratega utilizaría a los habituales titulares encabezados, como de costumbre, por quien es hoy uno de los máximos estandartes del equipo: Gabriel Cedrés, quien acumula un pasado en River Plate y Boca Juniors de la Argentina. Juan Damiani Jr., Vicepresidente de la institución, se refirió a la crisis que atraviesa su plantel de cara al clásico: "Como rabioso hincha de Peñarol, apelo a la rebeldía de quienes se ponen la camiseta del club. Tengo confianza en ellos. Sé que tienen mucha fuerza y ésta es una gran oportunidad para, ganando el clásico, salvar parte del mal momento futbolístico de este año".

Por su parte, Lasarte prepara más relajado a sus futbolistas. Y aunque sabe que un triunfo le daría el envión anímico necesario para afrontar la racha final del campeonato, la mayor preocupación del estratega pasa por el estado físico de Juan Albín, quien sería infiltrado por una lesión en el tendón del abductor. "Quiero llegar a como de lugar, porque este es el partido más importante del año, el que ningún futbolista quiere perderse por nada del mundo", explicó uno de los jugadores más desequilibrantes del equipo. Por otra parte, otro que en caso de jugar concentrará gran parte de la atención es el atacante Luis Romero, quien acumula un pasado de seis años en las filas de Peñarol. De seguro, el veterano delantero no será tratado con mucho cariño por sus ex seguidores cuando asome al mítico estadio Centenario...

La mesa está servida. Los equipos, concentrados. Peñarol y Nacional escribirán un nuevo capítulo de la novela más atrayente de la nación Celeste. El que gane, obtendrá el derecho de sonreír y brindar con alegría a fin de año. El que pierda, volverá a casa con la cabeza gacha. Manyas y Bolsos, rivales irreconciliables, dueños de una relación simbiótica. Ambos se odian, pero se necesitan. Uruguay los celebra.


 Peñarol 

  Fundación  28 de septiembre de 1891 (como CURCC)
 Estadio  No posee (utiliza el Centenario)
 Capacidad  55,000
 Palmarés 47 campeonatos nacionales, 5 Copas Libertadores, 3 Copas Intercontinentales
 Presidente  José Pedro Damiani
 Entrenador  Fernando Morena

Nacional 

  Fundación  14 de mayo de 1899
 Estadio  Parque Central
 Capacidad  18,000
 Palmarés 39 campeonatos nacionales, 3 Copas Libertadores, 3 Copas Intercontinentales, 2 Copas Interamericanas, 1 Recopa Sudamericana
 Presidente   Eduardo Ache
 Entrenador  Martín Lasarte