Costa Rica, a puro gol (5-1)
© Getty Images

Con dos goles de Álvaro Saborío, la selección de Costa Rica estrenó el moderno estadio de los Dallas Cowboys de la NFL con una goleada ante Guadalupe (5-1) y avanzó a las semifinales de la Copa de Oro de la CONCACAF.

Por Costa Rica marcaron Celso Borges (3'), Álvaro Saborío (16' y 71'), Andy Herron (47') y Pablo Herrera (89'), mientras que para Guadalupe descontó Alexander Alphonse (64').

Los ticos esperan ahora para conocer a su rival de semifinales, en Chicago, que será el ganador del partido que jugaban más tarde México y Haití.

La otra semifinales la disputarán, también en Chicago, los seleccionados de Estados Unidos y Honduras, ganadores en los cuartos de final de Panamá y Canadá, respectivamente.

Los Ticos, a semifinales
Los dirigidos por el estratega Rodrigo Kenton comenzaron temprano su cosecha. En el tercer minuto de juego, Costa Rica aprovechó un descuido de la defensa guadalupeña para que Celso Borges marcara el primer gol con una bella chilena frente a la puerta, colando el balón pegado al palo derecho del portero Marius Fausta.

Armando Alonso sacó un centro elevado a la zona grande, y Saborío le ganó en la carrera al defensor central Eddie Viator para cabecear sobre la marcha y mandar el balón al ángulo superior izquierdo de Fausta, quien comenzó a vislumbrar una tarde muy infausta (16').

Con un juego muy fluido y colectivo, los discípulos de Kenton dominaron fácilmente la primera mitad.

Dos minutos después del arranque del segundo tiempo, Costa Rica le puso el sello al marcador con el tercer gol del partido, tras un potente derechazo de Andy Herron. El atacante del Chicago Fire tomó el balón marcado por dos defensas caribeños un buen pase de Saborio, para vencer de nuevo al arquero Fausta.

Los centroamericanos bajaron la guardia y fueron sorprendidos por un contragolpe guadalupeño, en el que el delantero Alex Alphonse recortó la diferencia con un zapatazo con la pierna izquierda.

El cuarto gol tico vino tras un pelotazo largo al frente que Saborío pareció bajar con la mano sobre la marcha, para fusilar a Fausta con un disparo rasante. La guinda del pastel tico la pusieron dos reemplazos de la segunda mitad, cuando Froylan Ledezma le pasó el balón a Pablo Herrera.

En las últimas dos Copas de Oro, Costa Rica no había podido pasar de cuartos de final. La última vez que avanzó a esa instancia fue en el 2003, cuando perdió contra México (2-0) en el estadio Azteca.

El mejor recuerdo en este torneo de la CONCACAF fue en el 2002, cuando perdió la final contra Estados Unidos (2-0).