Siasia arma una nueva Nigeria
© AFP

Samson Siasia, por aclamación popular, fue nombrado seleccionador de Nigeria en diciembre con un contrato de cuatro años. No obstante, este antiguo jugador de las Súper Águilas y del Nantes, que ha cumplido ya 43 años, es el primero en señalar que, si los resultados no son favorables, podría convertirse en el hombre más vilipendiado de Nigeria, un país de más de 150 millones de habitantes que siente auténtica pasión por el fútbol.

Nigeria cayó ante Guinea en Conakry (1-0) el pasado octubre, justo antes de que Siasia se hiciera con las riendas de la selección. Ahora, como los nigerianos tienen la obligación de compensar el derroche de aquellos tres puntos, llegarán sometidos a una gran presión al choque de clasificación para la Copa Africana de Naciones que disputarán en casa este fin de semana contra Etiopía, un encuentro que señalará el ecuador de la competición preliminar.

Una línea extremadamente fina separa el amor del odio, como pudo comprobar Siasia el mes pasado. Sus Súper Águilas recibieron los abucheos del público cuando Sierra Leona recortó distancias en la victoria por 2-1 con la que se saldó el amistoso disputado en Lagos. “Fue un buen principio, y me siento muy satisfecho de mi equipo. Tuvimos que superar muchas lesiones”, comentó Siasia sobre su debut. “Pero nos desorganizamos en la segunda parte, y no acabó de gustarme nuestra defensa. Debemos trabajar mucho más el aspecto defensivo”.

Opciones en ataque
Nigeria ha pasado por más de una decena de entrenadores desde que conquistó su último título internacional de peso: la histórica medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Atlanta 96. Pese a todo, la bicampeona de África sigue esperando el momento de reafirmar su condición de equipo de élite en el continente. En sus tiempos de jugador, Siasia formó parte de la selección nigeriana durante muchos años y fue una de las figuras destacadas del equipo que se ciñó los laureles de la Copa Africana de Naciones 1984 y superó la fase de grupos de la Copa Mundial de la FIFA 1994. Con este historial no es de extrañar que la nación haya cifrado en él sus esperanzas de recuperar aquellos días de gloria.

Siasia, elegante delantero en otras épocas, se ha fijado el objetivo de volver a levantar una línea de ataque, actualmente falta de estilo y de seguridad en sí misma. Para el partido contra Etiopía ha incluido nada menos que a nueve o diez atacantes en su lista de 24 jugadores, donde destaca la primera convocatoria de Obafemi Martins desde Sudáfrica 2010 y la de Ikechukwu Uche, quien estuvo mucho tiempo apartado del combinado nacional por culpa de una lesión. Siasia afirma que está interesado en probar todas sus opciones y en comprobar hasta qué punto se ha recuperado Uche. “En mi opinión, tener tantos delanteros representa un gran ventaja, porque así podemos comprobar su condición física para el partido”, comentó. “Todavía queda mucho tiempo, por eso supone una gran ventaja, porque nos permite ver si los jugadores están bien preparados. De la misma manera que juegues en los preparativos jugarás también durante el partido. Por esta razón los estudiaremos a todos y elegiremos después”.

“Queremos animar a Uche”, añadió. “Regresa al equipo después de todo un año de baja. No es lo mismo que si hubiera estado con nosotros todo este tiempo; en realidad, empieza de nuevo. Deseamos ver si encaja en el equipo. Si es así, puede que salte al terreno de juego [como sustituto]. Se perdió el Mundial, pero, como creo en las bondades de alentar a los jóvenes, lo hemos invitado a la selección”.

Odibe, fuera de la convocatoria; Mikel, en el equipo
Los Súper Águilas no estuvieron presentes en Alemania 2006 porque perdieron a manos de la humilde Angola en la competición preliminar. Además, la mayoría de la afición no se ha recuperado todavía del golpe que le produjo la participación poco satisfactoria del equipo en Sudáfrica 2010, donde tan solo cosechó un punto y se mostró incapaz de superar la liguilla de grupos. Siasia es famoso en Nigeria por haber guidado a generaciones de jóvenes a la fase final de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2005 y del Torneo Olímpico de 2008, pero el choque contra Etiopía será su primer partido competitivo al mando de la selección nacional absoluta.

En su lista figuran cuatro jugadores de la liga nacional, aunque también destacan futbolistas que el técnico conoció en su época de entrenador de los equipos juveniles. Con tantos atacantes, persisten las dudas sobre la zaga, sobre todo porque el rendimiento del “central del futuro”, Michael Odibe, dejó mucho que desear en el encuentro contra Sierra Leona. “A veces, cuando se te presenta la ocasión, debes demostrar tu valía, pero él no estuvo a la altura de las expectativas”, comentó Siasia al referirse a su decisión de dejar fuera del equipo a Odibe, un jugador afincado en la liga italiana. “No he tenido ningún problema con él, pero dispongo de varios jugadores que juegan en su posición y, como he trabajado antes con ellos, sé positivamente que pueden hacerlo mucho mejor que lo que vimos en la cita con Sierra Leona. Con esto no quiero decir que Odibe sea mal futbolista, tan solo que no jugó como yo quería que jugara. Más adelante tendrá la oportunidad de regresar al equipo, pero por ahora creo que no deseo hacer experimentos con él”.

John Mikel Obi arrastra una lesión de rodilla, pero todo apunta a que se encargará de las labores de medio de contención en el equipo de Siasia, con el objetivo de proteger la defensa. Se trata de una misión muy diferente a las tareas de mediapunta que los nigerianos deseaban para el hombre del Chelsea, un puesto que sigue vacante desde la retirada de Jay Jay Okocha. Sin embargo, Siaisa tiene un concepto más realista del joven de 23 años. “Ahora no puedes pedirle a Mikel que se coloque en una posición diferente a la que ocupa desde hace cinco años”, declaró. “Ningún milagro podría hacer que de repente se adelantara en ataque, por eso lo situaremos en el mismo sitio donde juega con su club. Está haciéndolo muy bien [en esa demarcación], y por lo tanto no veo razones para cambiarlo”.