Brillante homenaje a Kanu
© AFP

Más de 15.000 aficionados desafiaron el diluvio que caía sobre el estadio Teslim Balogun de Lagos para despedirse de Nwankwo Kanu, quien decía adiós al fútbol internacional tras 17 años en el candelero. Entre vítores y aplausos, el público desplegó pancartas de homenaje al emblemático futbolista de 34 años: “Kanu, eres nuestro ídolo, siempre te querremos”, “¿Quién será como Kanu?” o “¡Rey Kanu!” rezaban algunas.

Una galaxia de grandes estrellas mundiales iluminó con su presencia el homenaje al futbolista que se proclamó en dos ocasiones Jugador Africano del Año. En el equipo llamado Amigos de Kanu se alinearon Samuel Eto’o, Rigobert Song, Stephane Mbia, Jean Makoun (Camerún); Benjani (Zimbabue); Kalilou Fadiga (Senegal); Sulley Muntari, Samuel Kuffour (Ghana); Emmanuel Eboue (Costa de Marfil); Emmanuel Adebayor (Togo) y George Boateng (Países Bajos), junto con sus compatriotas nigerianos Austin “Jay Jay” Okocha y Taye Taiwo. También se sentó en el banquillo el astro del Chelsea y de Ghana, Michael Essien.

El otro equipo, Estrellas de las Súper Águilas, contaba con la presencia de grandes figuras nigerianas, como Finidi George, Uche Okechukwu, Mutiu Adepoju, Ike Shorunmu, Yakubu Aiyegbeni, Peter Rufai, Danny Shittu, Daniel Amokachi o Joseph Yobo. Precisamente ellos se llevaron el gato al agua con su victoria por 3-1. Como estaba mandado, Kanu inauguró el marcador, y Ikechukwu Uche amplió la ventaja justo antes del descanso.

Tiene el don de la oportunidad y un pase largo soberbio. El mundo del fútbol pierde otra de sus leyendas vivas.
Anthony Baffoe, sobre Kanu.

Emmanuel Adebayor, admirador confeso de Kanu, acortó distancias en la segunda parte, y Uche, delantero del Real Zaragoza, anotó el doblete en las postrimerías de este entretenido encuentro, en el que grandes astros ya retirados de la talla de Peter Rufai o “Jay Jay” Okocha deleitaron con destellos de su antiguo brillo.

Tras el partido, algunas de dichas luminarias elogiaron al ex jugador del Ajax, Inter de Milán y Arsenal. “Me enfrenté a Kanu en diversas ocasiones. Era un jugador de gran habilidad, a pesar de su estatura. Es un honor haber conocido un talento tan grande”, declaró Kuffour, ex figura de Ghana. Adebayor, delantero del Manchester City y ex jugador del Real Madrid, aseguró que Kanu había sido un ejemplo para él: "Moldeé mi carrera a su imagen y semejanza, y sigue siendo mi inspiración y mi héroe en el fútbol”.

“Es uno de los jugadores más inteligentes sobre el terreno de juego y posee una técnica sublime. Tiene el don de la oportunidad y un pase largo soberbio. El mundo del fútbol pierde a otra de sus leyendas vivas”, añadió el emblemático ghanés Anthony Baffoe, mientras Eto’o, el ídolo de Camerún, alababa al nigeriano: "Kanu es sin duda el futbolista más completo y con más talento de todos los que he visto”.

Papilo echa la vista atrás
El propio Kanu, con el gracejo y la humildad que lo caracterizan, reflexionó sobre su carrera en tan señalada ocasión. “Los jugadores vienen y van. Yo me voy y otros vendrán después”, sentenció el hombre al que llaman “Papilo”, que se va con el récord ex aequo de partidos disputados (86 en total) con la selección de Nigeria. “Pero tendrán que emplearse a fondo, porque nadie puede acaparar la cima del mundo. El mundo es demasiado grande”, advirtió.

Kanu se convirtió en el jugador más resolutivo de la selección nigeriana que alzó en Japón la Copa Mundial Sub-17 de la 1993, donde marcó cinco goles en seis victorias. El delantero debutó en el fútbol internacional en mayo de 1994 contra Suecia, y se le recuerda sobre todo por haber espoleado a su equipo en Atlanta 1996 hasta la conquista del primer oro olímpico que se colgó un país africano. “Ganar la medalla de oro en Atlanta 96 representa el mejor momento de mi carrera internacional. Ningún otro equipo de África se había llevado antes el oro. Cabe recordar que, además, nosotros no partimos como favoritos, pero acabamos por imponernos a los grandes Argentina y Brasil y a todas sus estrellas para subir al primer escalón del podio”, comentó Kanu, quien también participó en las Copas Mundiales de la FIFA 1998, 2002 y 2010.

Kanu se destapó en las semifinales de los Juegos Olímpicos de 1996 contra un equipo brasileño en el que destacaban Bebeto y Ronaldo. Kanu igualó el partido para los nigerianos al filo de los 90 minutos y, en el minuto 4 de la prórroga, anotó el fabuloso gol de oro que catapultó a los africanos a la gran final, donde se midieron con Argentina. “Me parece un lástima que lo deje ahora. Es mágico”, aseguró el técnico holandés Johannes Bonfrere, quien estuvo al mando de aquel combinado histórico.

Ganar la medalla de oro en Atlanta 96 representa el mejor momento de mi carrera internacional.
El mejor recuerdo profesional del nigeriano Kanu.

Pero no todos los días fueron de rosas para “Papilo”. “Si tengo que mencionar lo que más lamento, diría que la derrota en la final de la Copa Africana de Naciones contra Camerún en 2000. Queríamos ganar el partido por nuestros seguidores”, reveló el delantero que erró su lanzamiento en la tanda de penales de aquel choque disputado en Lagos, tras el persistente empate a 2-2 al final de la prórroga.

Kanu devuelve al fútbol lo que le ha dado
Kanu se sometió a una operación en 1996 para corregir un defecto cardíaco que amenazaba con poner fin prematuramente a su prometedora carrera. Pero, con su habitual filantropía, el artillero está correspondiendo al pueblo nigeriano por todo lo que ha recibido de él, a través de una fundación que desde el año 2000 ayuda a 250 niños enfermos de corazón.

“La Kanu Heart Foundation es una iniciativa pública fantástica. Kanu es un embajador del cambio y está centrándose en un aspecto que el Gobierno no acababa de enfocar de todo bien”, reconoció el Gobernador del Estado de Lagos, Babatunde Fashola, quien también jugó en el encuentro.

“El oro más importante lo estoy ganando ahora: salvar las vidas de enfermos del corazón. Si lo consigo, habré conquistado la Copa Africana de Naciones y la Copa Mundial juntas”, manifestó Kanu. Una muestra más de que, incluso al final de una brillante carrera futbolística en los escenarios internacionales, el delantero sigue siendo un hombre entregado al pueblo nigeriano.