Los líderes, en racha victoriosa
© Getty Images

El fin de semana resultó muy positivo para los equipos cabeceros en Japón y la República de Corea. El Gamba Osaka y el Nagoya Grampus Eight se impusieron con comodidad y autoridad en la liga nipona. En cambio, Jeonbuk Motors y Pohang Steelers tuvieron que emplearse a fondo para mantener su privilegiada condición en tierras surcoreanas. En Irán se vivió un guión similar en la parte alta de la tabla. El repaso semanal de FIFA.com a las competiciones nacionales de Asia y Oceanía refleja asimismo los nuevos trofeos adjudicados en Camboya y Nueva Zelanda.

Liga japonesa: El dúo cabecero exhibe su superioridad
El Gamba Osaka y el Nagoya Grampus Eight registraron sendas victorias contundentes para afianzarse en su reciente asalto a la cima, tras haber aprovechado el desinflamiento de los dos equipos que dominaron el tramo inicial de la temporada, Yokohama F Marinos y Kashiwa Reysol. El Gamba conserva el liderato tras golear por 0-4 al Vissel Kobe, mientras que el defensor del título, el Nagoya Grampus, despachó al Ventforet Kofu con un no menos sensacional 4-1. El Gamba Osaka sigue sacando un puntito al Nagoya, mientras que Yokohama y Kashiwa distan tres puntos de la cabeza.

El partido destacado: El derbi de Michinoku registró un lleno en las gradas del estadio de Sendai, donde el Vegalta Sendai, ubicado en la mitad de la tabla, se impuso por 2-1 a un Montedio Yamagata amenazado por el descenso, y que ya había perdido también ante el gran rival en la primera vuelta. El conjunto local tuvo un comienzo inmejorable tras cobrar una renta de dos goles en los primeros 12 minutos, en un choque ante el que había más expectación de lo habitual, por culpa del terremoto y del tsunami que asolaron la región el pasado marzo.
En titulares: Junya Tanaka elevó su cuenta particular en la presente campaña a 10 tantos, tras contribuir con un par de dianas a la espectacular remontada del Kashiwa Reysol contra el Kawasaki Frontale (3-2). El conjunto visitante llegó a ponerse con 0-2, hasta que el Kashiwa le dio la vuelta a la tortilla con una última media hora para enmarcar.

Liga surcoreana: Los tres primeros no cejan en su pulso
Los dos equipos de cabeza, Jeonbuk Motors y Pohang Steelers, se adjudicaron sendas victorias muy peleadas frente a Busan I'Park y Gyeongnam y, de esa forma, resistieron ante el empuje de un FC Seúl que registró su séptimo triunfo consecutivo sobre el Gangwon. Por debajo, Suwon Bluewings, Chunnam Dragons y Busan están empatados a 36 puntos, uno más que un Jeju United que cayó hasta la 7ª plaza pese a arrancar un inesperado punto en su visita al Gwangju, después de igualar un 2-0 adverso. Mientras tanto, el campeón de Asia, el Seongnam Ilhwa Chunma revitalizó sus esperanzas de meterse en las eliminatorias por el título tras imponerse por 1-0 al Daegu, después de haber accedido a la final de la Copa de la República de Corea el pasado miércoles, con un claro 3-0 al Pohang.

El partido destacado: El Busan empezó muy fuerte su choque ante el líder, y se adelantó muy pronto por mediación de su enrachado delantero Han Sang-Wun, que sumó su 9º gol en la presente campaña. Antes del descanso, el Jeonbuk volvió a subir las tablas al marcador con un remate de volea del centrocampista chino Huang Bowen, pero al poco de la reanudación, Han asumió el papel de pasador y puso en bandeja a Fagner el tanto del 2-1. El equipo visitante, sin embargo, volvió a reaccionar con un tanto de cabeza obra de Lim You-Hwan, antes de que Jeong Shung-Hoon estableciera el 2-3 definitivo de la victoria sobre su antiguo club.
En titulares: Mauricio Molina, centrocampista del FC Seúl, metió tres goles y sirvió otros tres en el vibrante 6-3 de su equipo sobre el Gangwon. De esa forma, el astro colombiano se convirtió en el primer jugador en la historia de la K-League que se apunta una tripleta de goles y otra de asistencias en un mismo partido.

Otras ligas
En Uzbekistán, continúan las desdichas para el Pakhtakor, después de la derrota por 2-1 que sufrió la semana pasada en el duelo en la cumbre contra el líder, el Bunyodkor. El potente equipo de Tashkent no pudo pasar del 0-0 en casa frente a un Metallurg Bekabad que lucha por la permanencia. Ese empate sin goles le costó la segunda plaza, después de que el Nasaf venciera por 3-2 al Nawbahor Namangan para pasar a aventajar al Pakhtakor por diferencia de goles.

En Irán, el delantero internacional Farhad Majidi marcó dos tantos en el rotundo 1-4 logrado por el Esteghlal en el campo del Foolad; un resultado con el que el conjunto de Teherán mantiene el liderato. Como contrapartida, el Saba Battery sufrió una humillante goleada en su visita al Shahin (4-0) y cedió la segunda posición a un Teraktor-Sazi que, a su vez, aplastó por 5-1 al Shahrdari Tabriz.

El Phnom Penh Crown se adjudicó su segundo título seguido en la liga de Camboya, tras vencer a domicilio al Preah Khan Reach en la penúltima jornada. Un solitario tanto del nigeriano Kingsley Njoku en la segunda mitad bastó para que el Phnom Penh Crown conservase sus cuatro puntos de renta sobre el Naga Corp, que había metido presión al líder un día antes tras golear por 1-4 al National Defence Ministry.

En Nueva Zelanda, el Wairarapa United inscribió por primera vez su nombre en el palmarés de la histórica Copa Chatham, tras doblegar por 2-1 a sus rivales regionales del Napier City Rovers. El delantero Seule Soromon, internacional con Vanuatu, abrió el marcador en el primer periodo. Y ya en los últimos minutos de la final, el fiyiano Pita Rabo dio la victoria a un equipo que, antes de adjudicarse esta 84ª edición del torneo copero nacional por excelencia, nunca había pasado de los octavos de final.