Lucas: "Todo pasa muy deprisa"
© AFP

Faltan menos de tres años para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ y al volante ofensivo Lucas, del Sao Paulo, le resulta imposible dejar de pensar en el torneo, máxime después de haber debutado como internacional hace unos meses y de haber anotado su primer gol con la Canarinha en el clásico contra Argentina disputado hace unos días. El jugador, sin embargo, hace hincapié en que aún falta mucho tiempo para el torneo y que hasta entonces no se pueden saltar etapas.

La ironía es que eso es justamente lo que el chaval de 19 años viene haciendo desde su llegada al equipo profesional del Sao Paulo: saltar etapas; y lo hace con la misma soltura que en el campo, cuando sus arrancadas fulgurantes y sinuosas hacen levantarse a los espectadores de sus asientos.

En menos de un año, se ha hecho dueño de una plaza de titular en la delantera del Tricolor, fue convocado para el Campeonato Sudamericano Sub-20, ganó el torneo y la correspondiente plaza olímpica en Londres 2012, y finalmente ha ingresado en la selección absoluta de su país comandada por Mano Menezes. En el ojo de ese huracán en que se ha convertido su carrera, Lucas habló con FIFA.com sobre cómo reaccionar ante tantos cambios en su rutina, sus primeros momentos con la Canarinha, y su plan de proseguir su trayectoria en el club de Morumbi en busca de títulos, antes de ponerse a pensar en un traspaso al mercado europeo.

Hace apenas unos meses hablábamos sobre los cambios abruptos que ya comenzaba a sufrir su carrera. ¿Qué puede decirnos al respecto hoy luego de tantos logros obtenidos en tan poco tiempo? ¿Puede caminar tranquilo por la calle?
Es verdad, han cambiado muchas cosas en poco tiempo. Todo está sucediendo muy deprisa en mi carrera. Este último año han ocurrido montones de acontecimientos en mi vida. Pero sigo paseándome sin contratiempos por la ciudad, sí. Puedo andar tranquilo. Mucha gente me reconoce, me pide autógrafos y me saca fotos, pero yo atiendo a todos de buena gana. No hay ningún problema con eso.

¿Cómo ha resultado para usted la idea de Mano Menezes de conformar una selección que contrapesa los veteranos con los nuevos valores?
Ha sido maravilloso. Fui a la selección sub-20, quedamos campeones sudamericanos, y en cuanto volví al Sao Paulo me convocaron para la absoluta, que siempre había sido mi sueño. Lo que tengo que hacer ahora es dar las gracias todos los días y continuar trabajando, porque en el fútbol tienes que probar cada día que estás en condiciones. Yo procuro aprovechar el tiempo al máximo cuando estoy en la selección y conversar con los jugadores que tienen más experiencia. Además tengo que dar lo mejor en el Sao Paulo para poder estar en la selección.

En el amistoso contra Escocia, su primera convocatoria, ¿esperaba saltar al campo?
Mire, no voy a negar que tenía esa expectativa, sí. Esperaba tener mi oportunidad de actuar y de mostrar mi fútbol. Mi obligación era estar preparado para ese momento. No podía pensar que no iba a entrar; tenía que estar preparado, optimista; tenía que creer que me iban a poner. Fue una experiencia fantástica. Puede parecer vulgar, pero mientras oía el himno nacional en el campo, me acordé de mi familia y de mi sueño de infancia. Es una emoción inexplicable, que quise disfrutar al máximo.

Bueno, usted demostró que estaba preparado. En sus primeras jugadas dejó atrás a sus adversarios, tal y como acostumbra a hacer en Brasil. ¿Fue así de sencillo?
Los nervios son inevitables, no hay manera de evitar estar ansioso, pero cuando entré en el campo, lo que hice fue procurar hacerlo lo mejor posible, hacer lo que sé, demostrar por qué estaba allí; adueñarme de la pelota y superar a los defensas con mi arrancada, que es mi principal característica.

Estamos a tres años de la Copa Mundial. ¿Cree que aún es pronto para pensar en el campeonato o eso es inevitable para un jugador?
No creo que sea pronto. Tenemos que soñar, confiar, pero no podemos saltar etapas. Aún me esperan muchos campeonatos con mi equipo antes de ese torneo de selecciones, y cada cual tiene que rendir al máximo en todas esas competiciones para poder jugar luego en el Mundial.

Actualmente el Sao Paulo atraviesa una fase decisiva de la liga brasileña a falta de pocos partidos para el final. ¿Qué tal se han integrado los nuevos jugadores al grupo y qué posibilidades tiene el equipo?
El grupo se reforzó con la llegada de jugadores que han venido para ayudar, y mucho, al equipo, lo cual es importante porque el campeonato es muy largo. Siempre va a haber problemas de lesiones, de sanciones, y por eso es importante que el elenco disponga de piezas de repuesto. El Sao Paulo está fuerte, y bien concentrado en lo que tiene que hacer. Todos tenemos muchas ganas de llevarnos este título.

Durante la temporada, muchos clubes han manifestado interés por su contratación este año. ¿Cómo se las ha arreglado para lidiar con esa nueva situación en su carrera?
El interés de grandes clubes europeos me pone contento, porque es señal de que estoy haciendo bien mi trabajo. Pero aún soy un novato, aún tengo muchas cosas que aprender. Hoy tengo la cabeza completamente en el Sao Paulo. Quiero ganar títulos aquí, hacer mi historia y después sí, pensar en marcharme fuera.