Demba, el rey león
© Getty Images

Todo el mundo conoce el cuento de Simba, el leoncillo de gran corazón que, cuando creció, se convirtió en el valiente y sabio “rey león”. Entre Simba y Demba median un par de letras y un pequeño salto de la fantasía a la vida real. A fuerza de voluntad y talento, el goleador Demba Ba se ha convertido hoy en líder del ataque de los Leones de la Teranga.

Sin embargo, el camino no ha sido fácil para este senegalés nacido en la ciudad francesa de Sèvres. Penúltimo de siete hermanos, creció en los barrios de Le Havre, donde fue testigo de la eclosión futbolística de jóvenes talentos, como Mamadou Niang y Souleymane Diawara. "Es cierto que tuve el privilegio de codearme con ellos cuando era niño. Mi hermano mayor, que jugaba al baloncesto, era amigo de todos ellos. Actualmente, tengo el gran placer de jugar a su lado", ha declarado Demba Ba a FIFA.com.

Dichos futbolistas siguieron un camino directo hacia la cima: el centro de formación del Le Havre Athletic Club. Demba Ba, sin embargo, se vio obligado a recorrer una senda mucho más escarpada, que se desvió hacía el Montrouge, un club de aficionados el extrarradio de París. "Lo tenía todo para triunfar. Pero la cosa llevó su tiempo; el tiempo necesario para llegar hasta donde me encuentro ahora", analiza el jugador, de 26 años, cuyas pruebas con el Auxerre, Lyon, Watford, Barnsley o Amiens, entre 2004 y 2005, resultaron totalmente infructuosas.

El Rouen, un club de la cuarta división francesa, le ofreció una oportunidad cuando el jugador contaba 20 años de edad. Siete goles en 32 partidos le abrieron las puertas del Mouscron, de la primera división belga. Aunque una lesión lo mantuvo ocho meses alejado de los terrenos de juego, encontró tiempo para marcar ocho goles en 12 partidos. Un promedio que convenció al Hoffenheim alemán, por entonces penúltimo en la segunda división de la liga del país.

Ba, el goleador
Desde su llegada en 2007, Ba fue enhebrando goles como perlas (12) para su equipo, pero también para su selección. El artillero firmó su primer tanto con Senegal en su debut en el equipo nacional en junio de 2007, contra Tanzania, en un partido de clasificación para la Copa Africana de Naciones, y su club ascendió a la élite del país contra todo pronóstico. El Hoffenheim se convirtió en el representante de la localidad más pequeña (3.300 habitantes) que jamás haya competido en la Bundesliga. Primero séptimo, y después undécimo en la siguiente temporada, el club de Baden-Wurtemberg se instaló definitivamente en la máxima categoría, con un Ba cada día más inspirado (25 goles en 67 participaciones).

En invierno de 2010, el delantero hizo las maletas rumbo al West Ham inglés. Si bien no logró salvar al equipo del descenso, llamó la atención de Alan Pardew, el entrenador del Newcastle, con sus siete anotaciones en 12 partidos. En las filas de los Magpies, Ba rayó muy alto y vio puerta nada más y nada menos que 15 veces en 19 partidos. "Soy consciente del largo camino que he recorrido. Hoy tengo la posibilidad de sacar todo lo llevo dentro en el terreno de juego, de hacer lo que siempre había querido hacer, y aprovecho al máximo todos los días de mi vida", manifiesta el segundo máximo goleador de la Premier League, por detrás de Robin van Persie y sus 18 goles.

"No estoy sorprendido. Sé que soy capaz de ofrecer un gran rendimiento, como ha sido el caso durante la primera vuelta de la temporada. Más que una sorpresa, es un orgullo para mí verme en lo más alto de la lista de goleadores, junto a artilleros del calibre de Wayne Rooney, Sergio Agüero o Robin van Persie", asegura Ba.

Un listón muy alto
Sin embargo, el Newcastle, sexto en la tabla de la Premiership, deberá separarse de su delantero durante algunas semanas con motivo de la Copa Africana de Naciones 2012. Demba Ba ha acudido a la convocatoria de la selección senegalesa, donde tendrá que competir por la titularidad con Niang, Moussa Sow, máximo goleador del Campeonato de Francia 2010/11, y Papiss Cissé, sucesor de Mario Gómez la temporada pasada en Alemania y nuevo compañero de Ba en el Newcastle.

"Todos queremos ser titulares, pero sinceramente, sea cual sea el elegido, nos alegraremos por él y lo apoyaremos", comenta el delantero, autor del único gol en el amistoso contra Sudán del pasado 12 de enero. "Llevamos dos años preparándonos para esta competición. Formamos un grupo de amigos muy unido, porque la mayor parte de nosotros nos conocemos desde hace mucho tiempo. Esta camaradería y el buen ambiente en el seno del equipo nos llevará lejos".

"Personalmente, creo que debemos seguir así para ganar títulos. Para un jugador de fútbol, ése es el principal objetivo", concluye Demba Ba pocas horas antes de su estreno en la fase final de la Copa Africana de Naciones, donde espera coronarse el nuevo "rey león".