Koller: "No queremos sólo participar"
© AFP

Marcel Koller fue nombrado seleccionador de Austria hace tres meses. El entrenador de 51 años tomó las riendas del equipo de manos de su antecesor, Dietmar Constantini, y se propone encaminar al 71º contendiente de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola hasta la Copa Mundial de la FIFA 2014™. El lema del ex futbolista internacional suizo es "acción más que reacción".

En su entrevista en exclusiva con FIFA.com, el mejor entrenador suizo del año 1999, que ha dirigido a equipos de su país como el Wil, el St. Gallen y el Grasshopper así como al Colonia y el Bochum alemanes, nos contó sus planes, esperanzas y objetivos con los rojiblancos.

Señor Koller, ¿qué es lo que más le atrae de su nueva misión?
Mi asunción oficial del cargo tuvo lugar el 1 de noviembre, pero en realidad yo empecé a trabajar justo después de mi presentación a primeros de octubre, y ocupé mi despacho en el estadio Ernst Happel de Viena el 18 de ese mes. Para mí esta misión supone un desafío extraordinario y, como hasta la fecha sólo he entrenado a clubes, un reto completamente nuevo. Austria dispone de un equipo joven de gran potencial, muchos de cuyos jugadores ya se han forjado una buena reputación en la Bundesliga alemana.

Usted se sentó por primera vez en el banquillo austriaco a mediados de noviembre, en el partido amistoso contra Ucrania…
La expectación era enorme, y los preparativos que adoptamos para ese encuentro fueron intensos. También se trataba de conformar el cuerpo técnico, y ahora colaboro con un personal excelente y dotado de experiencia internacional. Los siete primeros días de trabajo con el equipo fueron muy fructíferos y quedé altamente satisfecho con la actitud de todos los jugadores. Como es lógico, en un plazo tan breve de tiempo no se pueden inculcar todas las ideas, pero en general todo resultó muy satisfactorio a la vista del resultado del partido en Lviv.

En lo tocante al partido mismo, la selección llevó a efecto algunas de las cosas que habíamos practicado en los entrenamientos y que habíamos discutido en nuestras sesiones tácticas. Durante buena parte del encuentro, metimos presión y dominamos al contrario, que jugaba en casa y contaba con el estridente apoyo de su público. Además generamos numerosas ocasiones de gol. Lo malo fue que, pese a nuestra ventaja numérica en el último tramo, nos dejamos meter el gol decisivo de la derrota por 2-1 justo antes del pitido final.

Tras su nombramiento, usted ha tenido que soportar fuertes críticas. ¿Cómo se las ha tomado?
Forman parte del oficio. Yo me las tomo con calma. Naturalmente, preferiría que los críticos se ocuparan también del trabajo que hago, pero yo abordo mis nuevas responsabilidades con imparcialidad y encaro las críticas con talante positivo. Desde hace unas semanas, sin embargo, percibo un ambiente muy positivo en la opinión pública y en los medios de comunicación.

En la fase de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA 2014™ se enfrentará con Austria a las selecciones de Alemania, Suecia, República de Irlanda, Islas Feroe y Kazajstán. ¿Qué tiene que decir al respecto?
En el sorteo partíamos de la cuarta copa, y nos tocó en el mismo grupo que tres participantes de la Eurocopa 2012. Desde luego que no estamos entre los candidatos a ocupar las dos primeras plazas. Es sabido que Alemania es una de las tres mejores selecciones del mundo, y Suecia e Irlanda han demostrado su clase en la última campaña de clasificación para la Eurocopa. Aun con todo, no queremos sólo participar, sino que trataremos de pelear por una de las dos primeras plazas hasta el final. Nuestro sueño es clasificarnos, y lo daremos todo para lograrlo.

¿Qué juicio le merece la situación y el progreso del fútbol en Austria en los últimos tiempos?
Ya sólo el hecho de que cada vez más futbolistas austriacos encuentren trabajo en el extranjero demuestra que aquí se están haciendo bien las cosas. La liga nacional está muy igualada, y en los últimos años siempre se han podido clasificar entre dos y cuatro equipos para la fase de grupos de la Liga Europa de la UEFA. La selección nacional realizó una actuación notable en la Eurocopa de 2008, celebrada en su territorio, que por desgracia no se vio recompensada con ningún triunfo. Recientemente la absoluta no estaba funcionando bien, sin embargo, y ésa es una de las razones por las que yo tengo ahora la oportunidad de ejercer como seleccionador.

La selección Sub-20 austriaca se clasificó para la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2011 en Colombia. La cota más alta que ha alcanzado el equipo juvenil fue el cuarto puesto en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Canadá 2007. ¿Hasta qué punto está usted satisfecho del trabajo que se hace con los jóvenes futbolistas en el país?
He visitado en persona la academia juvenil del campeón histórico de Copa, el Austria de Viena, y he comprobado que allí se trabaja con mucha profesionalidad. Las selecciones juveniles austriacas se han clasificado muy a menudo para las fases finales de la Eurocopa y el Mundial en el último decenio, lo cual no sería posible sin una excelente labor de formación.

¿Cuánta importancia tiene para usted la promoción de talentos?
Por supuesto que mucha, porque los cimientos de las carrera de los futbolistas se colocan durante su juventud. Hace unos años, la Asociación Austriaca de Fútbol puso en marcha una interesante iniciativa de desarrollo de talentos, denominada Projekt12, que supuso un paso importante en la dirección correcta en este contexto.

¿Qué estilo de fútbol desea usted implantar en su equipo?
Lo ideal sería que mi equipo llevara siempre la iniciativa de la acción y no tuviera que verse obligado a reaccionar ante las acciones del adversario. Es obvio que eso no es posible hacerlo a lo largo de todo un partido, pero cuanto más posesión del balón tengamos y cuanto más tiempo llevemos el mando, mejor. Mis jugadores tienen que asumir riesgos en el ataque, evidentemente, pero les exijo que actúen con lógica y concentración a lo largo de todo el encuentro.

¿Qué es, en su opinión, lo mejor de trabajar en el mundo del fútbol?
El fútbol ha sido mi mayor pasión desde que era un chiquillo. ¿Hay algo mejor que trabajar en lo que te gusta? Fui un futbolista vocacional, y durante mis años como jugador en activo decidí que al colgar las botas me gustaría ser entrenador. Y hasta la fecha estoy plenamente satisfecho de serlo.

¿Y lo peor?
[Ríe] Prefiero fijarme sólo en los muchos aspectos positivos.