Lavezzi y Cavani impulsan al Nápoles (3-1)
© AFP

Nápoles derrotó 3-1 al Chelsea, en partido de los octavos de final de ida de la 'Champions League' del fútbol europeo, jugado en el estadio de San Paolo de la ciudad italiana, tras darle la vuelta al marcador y lograr un buen saldo para la vuelta.

Los goles fueron anotados por el argentino Ezequiel Lavezzi, un doblete (38 y 65), el uruguayo Edinson Cavani (45+2) para los locales, después que abriera el marcador el español Juan Mata (27) para la visita.

El duelo en la ciudad del sur peninsular empezó algo friccionado, y por su parte, el arquero checo de los Blues, Petr Cech, estuvo muy eficaz en varias ocasiones. Después el juego se fue haciendo más depurado y, aún así, el defensa argentino Hugo Campagnaro tuvo que ser asistido por un corte en la cabeza por lo que siguió jugando vendado.

Así, los visitantes abrieron el marcador en el minuto 27, cuando el español Juan Manuel Mata aprovechó un mal despeje de Paolo Cannavaro para hacerse con el balón, y con un elegante toque batir al arquero local Morgan De Sanctis.

Pero, a pesar del balde de agua fría, los hombres de Walter Mazzarri quien, suspendido no estuvo en el banco y fue reemplazado por Nicolo Frustalupi, siguieron atacando.

A pesar de no estar en la cancha, el técnico habló a la prensa y dijo: "Lamento el gol que no marcamos a través de (Cristian) Maggio, habría sido una ventaja importante y que hubiéramos merecido. Ahora vamos a ir a jugar por la clasificación en el que será un partido difícil, tendremos que intentar marcar en Londres". 

En el 38, Lavezzi recibió la pelota al borde del área y, tras eludir a un defensa, con un muy buen disparo con la diestra la puso junto al palo izquierdo de Cech.

La hora del Matador
En los descuentos de la primera mitad fue el turno del Matador. El suizo Gökhan Inler, exjugador del Udinese, lanzó un centro desde la banda derecha y el internacional uruguayo introdujo el balón en el arco de Cech, aparentemente con el hombro, para terminar de dar vuelta al marcador y hacer subir un justo 2-1.

El primer tiempo fue de muy buena factura, y ambos equipos dieron la talla.

En el segundo, los ingleses salieron a buscar el empate pero se toparon con todo el oficio de De Sanctis. En el minuto 55, Cavani habilitó muy bien a Lavezzi, pero su disparo cruzado de zurda, con un defensa encima, se fue por muy poco afuera.

El marfileño Didier Drogba y sus compañeros de ataque siguieron insistiendo, pero sin demasiado acierto, mientras que el anfitrión buscaba contragolpear. La visita estaba haciendo más méritos, y en el 61 Drogba se lo perdió por muy poco tras un buen control del balón, que los italianos mandaron al córner.

Si bien se dice que la cabeza del entrenador portugués de los londinenses, André Vilas-Boas, corre peligro, sus pupilos velaban por él.

Pero llegó el 65, Campagnaro lanzó un pase largo a Cavani sobre la derecha y el charrúa, tras controlar, entrar al área y sacarse a su marcador, dejó un balón corto a Lavezzi para que anotara el 3-1 con destreza.

Entró en el campo el ghanés Michael Essien (70), y lo primero que hizo fue una dura falta sobre Cavani, pero el que dejó la cancha poco después fue Lavezzi.

llegado el 81, Nápoles casi logra el cuarto, pero con Cech vencido, Ashley Cole ante remate de Cristian Maggio sacó el balón en la línea tras gran jugada entre Cavani y el eslovaco Marek Hamsik. Después el uruguayo Walter Gargano sirvió muy bien al macedonio Goran Pandev, pero lanzó el balón por arriba del travesaño.

Los napolitanos lograron un muy buen resultado, pero las cosas no les serán fáciles a la vuelta en Stamford Bridge ante un equipo que saba atacar.