Tabárez espera paridad ante Rumanía
© AFP

El seleccionador uruguayo de fútbol, Óscar Washington Tabárez, espera igualdad en el partido amistoso ante Rumanía, un equipo con el que los uruguayos probarán su estado de forma y del que el técnico dijo que tiene "buenos jugadores" y una larga "tradición" futbolística.

En declaraciones a los periodistas en el aeropuerto de Montevideo, Tabárez consideró que su rival en Bucarest "es un equipo joven en proceso de renovación".

"Es un fútbol con tradición, de buenos jugadores, tienen la raíz latina, sienten mucha pasión por este deporte", destacó el estratega uruguayo, campeón de la más reciente Copa América, disputada el año pasado en Argentina.

Tabárez recordó también que el equipo rumano "tiene futbolistas que en su gran mayoría juegan en equipos importantes en el exterior" por lo que espera que el compromiso esté "dentro del nivel de paridad que es el fútbol internacional en estos momentos".

Claves celestes
Las tres claves de la selección 'celeste' en la capital rumana serán "rendimiento, resultados y comportamiento", agregó el entrenador, contento con el respeto que Uruguay genera a nivel internacional gracias al reciente éxito en la Copa América y a su cuarto puesto en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010.

"Nuestro panorama es muy diferente respecto al que existía cinco o seis años atrás cuando empezamos esto", manifestó.

El Maestro, como es popularmente conocido, convocó la semana pasada para el partido a todas las figuras de la selección, entre ellas a Edinson Cavani, uno de los máximos goleadores del Calcio Italiano con el Nápoles.

La convocatoria también incluye a Diego Forlán, pese a su irregular rendimiento en el Inter de Milán desde que se lesionara a principios de octubre jugando con la selección, y a Luis Suárez, del Liverpool inglés, fijo en el equipo.

Suárez llega al partido amistoso después de ganar el pasado fin de semana la Copa de la Liga contra el conjunto galés del Cardiff.

Después de visitar a los rumanos, Uruguay viajará el 25 de mayo a Moscú para enfrentarse con la selección rusa.