Alemania recupera la sonrisa
© AFP

No se puede hablar estrictamente de revancha porque, a pesar del prestigio internacional de una competición con 19 años de historia, no se puede comparar la final de la Copa del Algarve, una cita amistosa, con los cuartos de final de la Copa Mundial Femenina de la FIFA. Aun así, la selección alemana se dio un bálsamo en el orgullo herido al imponerse en una de las finales más reñidas de la cita portuguesa, nada más y nada menos, que a la selección campeona del mundo, Japón.

La heroína alemana fue la risueña Celia Okoyino Da Mbabi. Ella había firmado tres goles en la victoria por 4-0 sobre Suecia que aseguraron la plaza en la final, donde volvió a anotar otros tres, que permitieron cantar victoria al equipo de Silvia Neid y la auparon como máxima goleadora de la cita.

Casi ocho meses después de ser eliminadas de “su” mundial con un gol agónico en la prórroga de Karina Maruyama, Alemania se quitó el complejo con dos goles en los primeros 20 mintuos de Dzsenifer Marozsan y Mbabi. Pero Nahomi Kawasumi y Asuna Tanaka empataron. El gol de penal de Mbabi en el 88 parecía sentenciar la contienda pero Yuki Nagasato en el 90 quiso forzar la prórroga. No se lo permitió Celia que encontró el hueco en el 90+1 para delirio de una numeroso hinchada alemana que disfrutó estos días del sol de la Albufeira y el buen juego de sus chicas, que en su octava visita a la competición se ciñeron su segunda corona.

“Concedimos goles en un arranque muy lento por nuestra partes. Pero lo bueno es que seguimos peleando y no tiramos la toalla. Naturalmente, lamento no haber conseguido un resultado más favorable. Pero creo que lo hicimos bastante bien, aunque hay cosas que pulir de cara a Londres. Las jugadoras están mejorando y se están preparando muy bien”, decía el seleccionador japonés Norio Sasaki,

Una final adelantada

Las lecturas más positivas que puede sacar Sasaki de cara a esos Juegos Olímpicos que vislumbran en el horizonte saldrán de la histórica victoria por 1-0 ante Estados Unidos en el último partido del Grupo B gracias a un gol de la suplente Megumi Takase. Un triunfo basado sobre todo en el efectividad.

Luego de 24 enfrentamientos directos, entre los que se registraron 4 empates, el partido disputado en el estadio del Algarve fue la primera victoria en tiempo reglamentario que lograban las japonesas ante EEUU. Cabe recordar que la final de Alemania 2011 se decidió desde el punto de penal tras el empate 2-2 registrado tras la prórroga.

La gran estrella nipona y Mejor Jugadora Mundial en 2011, Homare Sawa, no pudo disputar los dos últimos partidos ya que cayó enferma, pero sus compañeras encontraron el modo de regalarle esta histórica primera victoria, que además destronaba a EEUU en su feudo particular. Las norteamericanas habían disputado hasta la fecha nueva finales consecutivas en el Algarve (acumulan 8 trofeos, en 17 citas).

"Son las campeonas del mundo, así que probarte con ellas es siempre una gran oportunidad. Se aprende mucho. Japón pone a cualquier rival en aprietos, porque tienes que tener mucha paciencia y no frustrarte por la falta de posesión. Ellas son muy técnicas y te fuerzan mucho defensivamente. Estoy orgullosa de cómo jugamos hoy, pero ellas anotaron cuando tuvieron la oportunidad y merecieron la victoria”, comentaba la delantera estadounidense Abby Wambach.

Las nórdicas se desperezan
La cita lusa supone prácticamente el inicio de la temporada para las jugadoras del norte del Europa y suele notarse en el rendimiento de Suecia y Noruega. Si bien las suecas lograron dos victorias en el Grupo A, ante China (1-0) e Islandia (1-4), y una dolorosa caída ante Alemania, las noruegas se fueron con tres derrotas en el Grupo B (aunque ante rivales de mayor entidad como EEUU (2-1), Japón (2-1) y Dinamarca (0-1).

El broche final fue diferente y mientras las noruegas se desquitaban con una victoria ante País de Gales (3-0), Suecia sufría la rabia de las estadounidenses por perderse la final y encajaban un 4-0, en el que Alex Morgan lograba su primer triplete internacional y Wambach anotaba el gol 134 de su carrera. Así, superada Kristine Lilly (132), ya solamente tiene por delante a Mia Hamm (158) en la tabla histórica de goleadoras.

Futuro
País de Gales, Portugal, Hungría y República de Irlanda completaron por ese orden el Grupo C. La zona en la que compite el país anfitrión suele buscar rivales de menor nivel para potenciar la competencia y dar la oportunidad a países de menos relieve internacional de competir y ver jugar a las mejores jugadoras.

El nuevo Presidente de la Federación Portuguesa de Fútbol, Fernando Gomes, asistió al torneo para refrendar el apoyo institucional a una competición que si bien no forma parte del calendario oficial se ha convertido en una referencia obligada en el fútbol femenino. “Es un privilegio contar con las mejores selecciones del mundo, tener una organización tan buena y contrastar el éxito de este Mundialito. Estamos satisfechos con lo realizado y expectantes para poder celebrar la edición número 20 del próximo año con un gran éxito”, señaló.

Puedes ver todos los resultados de la competición en el enlace de la derecha.