El Real Madrid avista las semis (0-3)
© AFP

El Real Madrid, con 'doblete' del francés Karim Benzema y un gol del brasileño Kaká, cumplió con un triunfo por 3-0 en el campo del Apoel Nicosia, sin excesivo brillo pero con eficacia en la recta final, este martes en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Tras una primera parte en la que el marcador no se movió, el líder de la Liga española resolvió cuando empezaban a aparecer los nervios, con un tanto de Benzema (74), que desatascó la situación, antes de que Kaká (82), que había entrado en el partido un cuarto de hora antes, pusiera el segundo.

Con todo más que decidido, Benzema sentenció con el 3-0 en el minuto 90, sellando un triunfo que deja la eliminatoria muy encarrilada en la 'Champions', una competición donde el club ya suma 200 partidos ganados, teniendo en cuenta los encuentros disputados con el formato anterior de la Copa de Europa.

El equipo blanco se permite ya empezar a pensar en las semifinales, donde se vería con el vencedor del pulso Marsella-Bayern Múnich, cuyo encuentro de ida se disputa el miércoles en suelo francés.

La noticia más preocupante para el equipo blanco fue que su atacante Gonzalo Higuaín se retiró en el minuto 64, llevándose la mano a la cadera tras haber recibido un fuerte golpe poco antes, por lo que se dispararon las alarmas ante una posible lesión.

El Apoel se prepara ya para el posible adiós en este torneo, donde ha sido la revelación al clasificar por primera vez en la historia a un equipo chipriota para la antepenúltima ronda del torneo, por lo que este duelo ante el todopoderoso Real Madrid ya era considerado en la isla como un premio.

Monólogo merengue
El partido fue un monólogo del Real Madrid en el control del juego desde los primeros minutos, aunque el equipo no consiguió traducir su abrumador dominio en goles en la primera parte.

La primera gran ocasión la tuvo el alemán Mesut Özil (11), con un potente derechazo que salvó el arquero griego del Apoel, Dionisis Chiotis, antes de que Cristiano Ronaldo desperdiciara otras dos oportunidades, primero tirando fuera tras centro de Fabio Coentrao (15) y luego en un remate con la zurda (27).

La principal oportunidad la tuvo Benzema (32), que recibió un pase de la muerte del alemán Nuri Sahin y con toda la portería de sí, cuando sólo tenía que empujar, envió el balón por encima del larguero, ante la sorpresa de casi todos, que ya daban por hecho el primer tanto 'merengue'.

Antes del descanso Cristiano (43) estuvo a punto de marcar tras recibir un gran balón de Özil, pero el partido llegó al descanso con la igualdad 0-0, que quedó rota en la segunda parte.

Llegan los goles
De nuevo la estrella portuguesa probó suerte en el 48, con un remate fuerte que se fue desviado, pero el equipo madrileño tuvo más problemas para llegar con fluidez a los dominios de Chiotis.

Higuaín se retiró dolorido en el 58, dando entrada al brasileño Kaká, que fue determinante para desatascar el partido, ya que recibió en la banda un pase de su compatriota Marcelo y el Balón de Oro de 2007 envió un centro con un ligero efecto, que Benzema remató de cabeza directo a la red (74).

El propio Kaká consiguió el 2-0 con otra conexión brasileña que funcionó a la perfección, ya que el tanto vino de una gran jugada de Marcelo por la izquierda, que colgó al área para que su compatriota tocara lo justo para marcar.

La sentencia del 3-0 llegó en el 90, con todo ya decidido, cuando Cristiano abrió para Özil, que pasó con el exterior a Benzema, que marcó a placer en el final de la fiesta en Nicosia