Lacen, de la casualidad al éxito
© Getty Images

Al repasar la carrera profesional del centrocampista Medhi Gregory Giuseppe Lacen da la impresión de que faltan capítulos. Porque de jugar en la segunda división B francesa, aterrizó directamente en la Primera división española. Porque entre su primera convocatoria con Argelia y su debut en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 mediaron apenas 5 meses.

“Llegué hasta aquí por casualidad”, reconoce honestamente el hoy jugador del Getafe a FIFA.com. “Yo jugaba en el Valence, y en 2005 quedamos subcampeones en la tercera división de Francia. Ascendimos a segunda, pero hubo problemas para cobrar. Llevábamos 4 meses sin cobrar y en Francia, por ley, puedes romper tu contrato en esas condiciones. En ese momento Dmitry Piterman quiso comprar el Valence. No sé por qué, pero al final no lo hizo, sin embargo a mí me contrató para jugar con el Alavés. Sin prueba ni nada me ofreció tres años de contrato. Así llegué a la primera división en España, que para mí era un sueño”, recuerda.

La fortuna estuvo de su parte porque días antes de arrancar la temporada en Francia, el Valence fue sancionado y no pudo competir. “Aquellos jugadores tuvieron que buscarse la vida. Al final se fueron a equipos de tercera, algunos dejaron el fútbol… Yo tuve mucha suerte”, admite.

Pero su historia no se construye sólo sobre la suerte. El talento apuntala la carrera del jugador, que tras tres años en el Alavés, defendió la camiseta del Rácing de Santander, para firmar en 2011 con el Getafe. “Empezamos mal el curso. Estuvimos últimos pero después de tocar el fondo de la clasificación enganchamos una buena racha y ahora nos va muy bien. Tenemos buen equipo para quedar entre los 10 primeros. A nivel personal, estoy contento porque suelo jugar bastante, y satisfecho con mi rendimiento, aunque sé que puedo dar más”, asegura al hacer balance de sus recorrido hasta la fecha en el club madrileño.

Ciudadano del mundo
A la hora de elegir camiseta nacional en la casa de los Lacen había múltiples opciones De padre argelino y madre italiana (su tercer nombre Giuseppe hace honor a su abuelo) pero nacido en París, el centrocampista no tuvo dudas y eligió la línea paterna. “Sabía desde el principio que no tenía opciones de jugar con Francia porque con 20 años estaba en segunda B y por la calidad de los jugadores de los Bleus en aquel momento. Cuando tuve la opción de sacarme el pasaporte argelino no lo dudé. Mi única espina clavada con la selección es que me llamaron en 2006 y entonces no fui. Me arrepiento de no haber ido antes. Ahora vivo siempre pendiente de la próxima convocatoria”, explica con las ideas muy claras.

Al margen de los gratos recuerdo de lo vivido en Sudáfrica 2010 (aunque la selección no superó la fase de grupos, llegó al último partido con opciones), Lacen disfruta de cada reunión con los Zorros del desierto. “Desde el primer día me dieron una bienvenida espectacular. A pesar de que en mi primer partido perdimos en casa 3-0 contra Serbia, me impresionó mucho el ambientazo del estadio, el público. Su entrega me motiva mucho”, destaca.

Tras la cita mundial africana, sin embargo, la selección argelina sufrió un fuerte bajón en su rendimiento. “Creo que la clave estuvo en el primer partido que jugamos después del mundial en casa contra Gabón que perdimos 2-1. Fue un palo y afectó. Luego sufrimos otro revés muy importante contra Marruecos, perdimos 4-0. ¡Y ese partido es como un Barça-Madrid! Fue muy duro”.

Pero Lacen confía en que ya se está trabajando en la dirección correcta, guiados por su nuevo entrenador, desde hace un año, el bosnio Vahid Halilhodzic. “Nos ha aportado experiencia a nivel táctico. Hay muy buenos jugadores que juegan en primera en grandes ligas europeas y creo que lo que nos faltaba desde hace tiempo es más exigencia a nivel táctico”, analiza. Los resultados avalan esa sensación de mejoría. Tras el empate en el debut del nuevo técnico ante Tanzania en noviembre de 2011, la selección ha encadenado tres victoria consecutivas (República Centroafricana, Túnez y Gambia). “Creo que hay equipo para llegar a la Copa Africana de Naciones 2013 y a Brasil 2014”, vaticina.

Así que las cosas marchan muy bien para Lacen, y él está satisfecho de su camino. “He venido desde muy abajo y siempre he ido dando un paso más. Y no me marco objetivos. Llevo cinco años en Primera, que está muy bien. Estoy contento”, asegura.

El próximo año ve más que posible que el Getafe tenga oportunidades de alcanzar Europa y mientras esté en Madrid tiene una cuenta pendiente. “Mi ídolo desde pequeño siempre ha sido Zidane. Jugué contra él y tengo su camiseta, que ya es mucho. Pero nunca hablé con él. Ahora que vivimos en la misma ciudad espero tener la ocasión”, dice con los ojos claros chispeantes.

De todos modos, no tiene planeado dejar España en un futuro próximo. “A día de hoy si tengo una oferta para volver a Francia… (duda) ¡Tendría que ser muy muy buena! Porque la calidad de vida que hay aquí, la hay en muy pocos sitios en Francia. Y tengo niñas. No me planteo dar un cambio brusco a sus vidas. Me costó adaptarme el primer año, pero estoy muy a gusto en España y quiero quedarme a vivir aquí después de colgar las botas”, sentencia.